La UNaF participó de un simposio sobre ciencias y políticas públicas

La Universidad Nacional de Formosa (UNaF) estuvo presente en el Simposio “Ciencia y Política: Experiencias, desafíos y nuevas articulaciones” realizado recientemente en el auditorio del Centro Cultural de la Ciencia, sito en Capital Federal.

El secretario general de Ciencia y Tecnología, Darvin Cáceres y las docentes investigadoras María Victoria Vega y Alicia Calabroni participaron de este  evento, que fue organizado por la Secretaría de Articulación Científico Tecnológica del Ministerio de Ciencia y Tecnología, con el fin de analizar el rol de la ciencia para la mejora en el diseño de políticas públicas.

El encuentro fue encabezado por el titular de la cartera científica nacional, Lino Barañao, quien estuvo acompañado por el secretario de Articulación Científico Tecnológica, Agustín Campero, el secretario de Planeamiento y Políticas, Miguel Ángel Blesa; el coordinador ejecutivo del Gabinete Científico Tecnológico (GACTEC), Alejandro Mentaberry; y el director nacional de Proyectos Estratégicos (a/c), Sebastián Guerriere.

En esa línea, disertaron funcionarios de los ministerios del Interior, Agroindustria, Seguridad, Energía y Minería, Educación y Deportes, de Relaciones Exteriores y Culto, y de Justicia y Derechos Humanos, así como destacados representantes de la American Association for the Advancement of Science (AAAS).

Durante la apertura, Barañao se refirió a la relación entre ciencia y política: “Es una vinculación entre dos artes distintas: la política ha sido definida como el arte de lo posible y la ciencia como el arte de lo soluble, como aquello que tiene solución”. Para el ministro, la motivación de la investigación seguirá siendo siempre la curiosidad, “que además tiene potenciales consecuencias prácticas que determinan el poder político de las naciones: la inteligencia está entonces en saber cómo aprovechar esas capacidades de un sistema científico competitivo para mejorar la calidad de vida de la gente”, agregó.

Asimismo, Barañao reflexionó sobre la tarea del Ministerio: “Debemos vincular esos dos mundos, que el político entienda la importancia y beneficios de la ciencia, y a la vez, lograr que los investigadores asuman la responsabilidad que les cabe como proveedores de información útil”, concluyó.

A su turno, Campero, afirmó que la ciencia y la tecnología están cada vez más presentes en nuestras vidas y que están fuertemente ligadas a la política: “Esta articulación la pensamos desde propuestas que salen desde este Ministerio con disponibilidad de especialistas e información, pero debemos focalizar los esfuerzos en construir puentes formales, estables entre la ciencia y la política”.

Además, el secretario acordó con Barañao en la importancia del conocimiento como base para el desarrollo, “esa relación entre ciencia y políticas públicas es esencial y debe ser más aprovechada por nuestro país para traer nuevas oportunidades y sobre todo para cambiarle positivamente la vida a quienes más lo necesitan, que es lo que nos motiva a todos los que hacemos política científica”.

La estrategia como pilar de los proyectos del Ministerio

En el panel encabezado por Sebastián Guerriere, director nacional de Proyectos Estratégicos (a/c), se expusieron los proyectos que pondrá en marcha la cartera científica en conjunto con otros ministerios en temas relacionados con energía, urbanización y desarrollo social, educación y acuicultura. En este marco, autoridades de los Ministerios de Agroindustria, Interior, Energía y Minería, y Educación explicaron brevemente las iniciativas, objetivos y desafíos de los proyectos encarados junto con el Ministerio de Ciencia en esas áreas.

En otro de los paneles, Mentaberry ejemplificó el trabajo que realiza el Ministerio de Ciencia con esta mirada estratégica e interministerial a través de dos iniciativas concretas: Pampa Azul y Bioeconomía. Para esto, comentó que “la historia de la ciencia está llena de sucesos relacionados con la política, y se ha ido haciendo más evidente y compleja a lo largo del último siglo, donde el conocimiento ocupa un lugar central”. Después de exponer distintas posiciones sobre este vínculo, sostuvo que la política y el conocimiento científico son campos con autonomía relativa ya que están en contacto permanente: “La política requiere apoyarse en la ciencia y la tecnología y la ciencia y la tecnología requieren de decisiones políticas”, afirmó.

Articulación global de la ciencia y la política

El secretario de Planeamiento y Políticas, Miguel Ángel Blesa, moderó la presentación “El estado global de los mecanismos de articulación de ciencia y política”, donde disertaron dos referentes de la American Association for the Advancement of Science (AAAS), la reconocida institución que asesora al gobierno y al congreso estadounidenses en este tipo de temáticas y promueve la participación de científicos en puestos estratégicos de la gestión pública.

Tom Wang, representante de la AAAS, especificó las estrategias que lleva adelante la asociación para darle voz a la comunidad científica, promover el uso responsable de la ciencia en la política y fortalecer el desarrollo de recursos humanos. Marga Gual Soler, por su parte, comentó cómo trabajan desde la AAAS para conectar la ciencia y la política alrededor de todo el mundo y resaltó la importancia de diseñar programas específicos para cada país. Blesa, al finalizar, reflexionó sobre la posición actual del país en relación a este vínculo y remarcó que “hablamos de la ciencia como apoyo a la política del país, ya que la ciencia debe llegar a una aplicación que repercuta en un beneficio concreto a la sociedad”.

Por último, integrantes de los ministerios de Energía y Minería, Relaciones Exteriores y Culto, Justicia y Derechos Humanos, y de Seguridad expusieron sobre las nuevas demandas de la gestión pública de la ciencia. El evento, dirigido a integrantes de la comunidad científica, funcionarios de gobierno, legisladores y académicos, versó sobre la contribución que puede realizar la ciencia para la mejora de las políticas públicas, se intercambiaron experiencias locales e internacionales, y se reflexionó prospectivamente sobre los desafíos en este terreno.