ROMANO SUSCRIBIÓ EL CONVENIO PARA LA INSERCIÓN ESTUDIANTIL EN EMPRESAS

El rector de la Universidad Nacional de Formosa (UNaF), el ingeniero Martín Romano, suscribió con autoridades nacionales el convenio de adhesión de la casa de altos estudios al Programa PROEMPLEAR, luego de los detalles que recibió sobre el mismo al reunirse el pasado 25 de septiembre con el ministro de Trabajo de la Nación, Carlos Tomada.
Cabe señalar que el plan fue lanzado en agosto pasado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien en la oportunidad afirmó: “Vamos a incentivar a los jóvenes a estudiar y capacitarse y a los empresarios, a insertar laboralmente a los jóvenes capacitados”.
Los ejes en los que se basa el proyecto político que encabeza la jefa de Estado básicamente son tres: crecimiento de la economía impulsado por un mercado interno fuerte, inclusión social a través de una mejora constante de la distribución del ingreso y por último, pero no menos importante, una constante defensa del empleo argentino, según informa el Ministerio de Trabajo de la Nación.
Bajo este eje se enmarca el nuevo Plan PROEMPLEAR, junto a otras medidas para fortalecer el mercado interno y que no impacten en la economía nacional la baja de actividad mundial: por un lado se lanzó un proyecto para renovar colectivos y, por otro, se anunciaron modificaciones en el CEDIN para apuntalar el mercado inmobiliario.
Objetivos
En relación al PROEMPLEAR, el objetivo es preservar los puestos de trabajo y promover la inserción laboral de jóvenes y adultos. Este programa consta de la implementación de una serie de nuevas medidas, junto con otras que ya están en marcha.
En primer lugar, para preservar los puestos de trabajo de empleados de empresas que se encuentran en una situación económica delicada, el Estado nacional desembolsará por cada trabajador dos mil pesos mensuales durante un año. Esta herramienta se conoce como el Programa de Recuperación Productiva (REPRO).
Vale recordar que el REPRO comenzó en 2002 cuando en un principio se destinaron 150 pesos mensuales durante seis meses, por cada beneficiario que fuera incorporado al sector privado.
El presidente Néstor Kirchner continuó con este programa con el objetivo de sostener y promocionar el empleo formal, teniendo en cuenta que cuando asumió había más desempleo que votos obtenidos, mientras que la pobreza superaba el 50 por ciento.
Para acceder a este beneficio del Estado nacional las empresas debían acreditar la situación de crisis por la que estaban atravesando, comprometiendo acciones que permitan desarrollar su recuperación. Esto evitó que las empresas sólo acudan al Estado en épocas de crisis, sin asumir la responsabilidad social que tienen como parte de la sociedad en su conjunto.
Esta medida también había sido utilizada cuando estalló la crisis internacional en 2008 con el fin de defender al empleo frente a la depresión económica mundial: de los 15.3 millones de pesos que se invertían en el REPRO en 2003, se pasó a los más de 433 millones de pesos en 2009, lo que permitió sostener el descenso de la tasa de desempleo durante la última década.
En este caso, para moderar las consecuencias de una menor velocidad de crecimiento del mercado laboral, el REPRO otorgará dos mil pesos de subsidio como parte del salario del trabajador del sector privado. Para que este instrumento contra-cíclico pueda cumplir con su objetivo, en el corto plazo, se decidió agilizar las evaluaciones de las solicitudes y la aprobación de los beneficios para dinamizar el programa.
Jóvenes
Para fortalecer el PROEMPLEAR se fomentará la inserción laboral de jóvenes en situación de vulnerabilidad.
Esta acción encuentra relación con el Plan Progresar, ya que una importante porción de jóvenes, que cobran 600 pesos para completar sus estudios, ahora podrá elevar esa cifra a dos mil pesos durante un período de seis meses si se incorporan a una fábrica para formarse laboralmente.
Luego, en caso de que la empresa decida efectivizarlos, el Estado continuará realizando un aporte de 2.700 pesos por un plazo que se puede extender entre seis a doce meses.
En su conjunto, el PROEMPLEAR prevé un desembolso estatal de 3.034 millones de pesos.