Rector de la UNaF entregó material para la confección de barbijos de alta calidad

El rector de la Universidad Nacional de Formosa (UNaF), Prof. Augusto Parmetler, hizo entrega de insumos a los docentes investigadores de la Facultad de Ciencias de la Salud (FCS), Lic. Liliana Martínez y Lic. Fulgencio Ojeda, quienes se encuentran elaborando barbijos de alta calidad para prevenir la expansión del coronavirus.

La fabricación de barbijos forma parte de un proyecto de la Lic. Martínez y el Lic. Ojeda, docentes investigadores de la FCS, y que integran docentes de la Licenciatura en Enfermería, con apoyo de la Secretaría de Extensión y Posgrado.

«Esto forma parte de nuestras intenciones de poder contribuir con la no propagación del coronavirus, algo que realmente nos interesa muchísimo en todos los sentidos», expuso el rector de la UNaF.

Destacó que «estamos trabajando en la elaboración de alcohol en gel, de máscaras que cubren todo el rostro y barbijos de alta calidad para distintos tipos de virus, inclusive los más peligrosos».

«Creemos que estamos en buen camino –remarcó-. La idea es darles tanto al personal de seguridad que tiene contacto con personas como al personal de mesa de entradas, los bedeles y a todos aquellos que atiendan al público», precisó.

Hizo notar que «sabemos que en algún momento la actividad va a volver o va a tender a ser una actividad normal en la Universidad y queremos darle una cobertura bastante importante. El coronavirus no se va a ir, tampoco los otros virus que son quizás igualmente peligrosos para la salud humana, así que vamos a estar trabajando en este sentido».

«El objetivo es darle a nuestra gente la mayor seguridad posible», subrayó, enfatizando que «queremos que cada personal que esté trabajando en vínculo con público o incluso en una oficina donde hay varias personas trabajando se sientan seguras y que pueden desarrollar la actividad normalmente. La idea es cuidarnos, con la higiene personal, no acercándonos tanto, etcétera, así que en ese sentido nos estamos preparando».

«Si bien en este momento las actividades de la Universidad no son con atención al público, excepto algunas pequeñas reuniones que estamos teniendo para organizar la continuidad pedagógica y académica en la Universidad y garantizar que las investigaciones que se están haciendo no queden truncas, no estamos descuidando ningún flanco, de manera que tengamos todo previsto, bien organizado y planificado», apuntó.

Puso de relieve el titular de la UNaF que «en esta línea estamos avanzando, aprovechando la habilidad de nuestros enfermeros en este caso y nuestros docentes, quienes felizmente están contribuyendo con la confección de barbijos de alta calidad para todos los que están en contacto con la gente y en riesgo».

A su vez, puntualizó que «estaríamos fabricando unos cien barbijos aproximadamente en una primera instancia y después continuaríamos elaborándolos para más personas. Hemos comprado los insumos y hemos hecho la entrega. Así lo seguiremos haciendo en la medida que la gente pueda hacerlo», recalcando que «quiero destacar la actividad de las cátedras y de alumnos voluntarios que son los que van a trabajar en esto, conducidos por los dos profesionales».

Apoyo a la familia universitaria

Por su parte, el Lic. Ojeda resaltó que «desde nuestro punto de trabajo buscamos apoyar a la familia universitaria y a nuestra comunidad con el conocimiento que adquirimos porque somos egresados de la UNaF, así que tenemos una deuda social y personal. Queremos devolver todo lo que nos ha dado la Universidad con compromiso y colaboración».

En tanto, la Lic. Martínez contó que «inicialmente este era un proyecto familiar donde hacíamos barbijos para nuestra familia, pero después pensamos si nos protegemos nosotros por qué no proteger a nuestra gran familia que es la UNaF. Queremos aportar nuestro granito de arena. La idea es ayudar y solidarizarnos con el otro».

«Sinceramente, no esperábamos la repercusión, pero queremos dar gracias al señor rector porque sin el material, la materia prima, no podemos fabricar los barbijos. Gracias a ello la intencionalidad se hizo realidad y podemos ayudar al otro, al docente y al no docente que van a estar en contacto con la gente ni bien se abran las puertas de la Universidad», cerró Ojeda.