Las plataformas virtuales, una alternativa necesaria

Desde el inicio de la alerta emitida por el Gobierno Nacional y la adhesión de la Provincia de Formosa y la Universidad Nacional de Formosa a la suspensión de clases presenciales desde el 16 al 31 de marzo las alternativas de dictados de clases no se hicieron esperar. 

Inmediatamente por una decisión rectoral y real conciencia de toda la comunidad universitaria se empezaron a trabajar alternativas para el dictado de clases por medio de aulas virtuales a través de distintas plataformas que hoy han demostrado ser una herramienta más que necesaria. 

Para el Licenciado Marcelo Martínez, docente de la Facultad de Administración, Economía y Negocios (FAEN) de la Universidad Nacional de Formosa (UNaF), «un aula virtual es una plataforma donde confluyen profesores y alumnos, donde intercambian contenidos en un entorno online. Las aulas virtuales son un poderoso dispositivo de comunicación, un espacio para atender las consultas y evaluar también a los alumnos».

Recordemos  que días pasados se informó que  desde las diferentes unidades académicas se diseñaron y están en plena ejecución clases virtuales con diversas herramientas: plataformas como Moodle, Google classroom, videoconferencias con Skype, Google Hangouts y Zoom; en tanto que se almacenan materiales en Google Drive, se utilizan grupos de Facebook y WhatsApp y correos electrónicos, entre otras.

«Para el formador, un aula virtual presenta nuevos desafíos, tanto en términos de diseño del curso como de facilidades para el estudiante universitario».

«Un aula virtual puede ser muy beneficiosa ya que nos permitirá evolucionar y enseñar acorde a las exigencias de estos tiempos» agregó el profesional informático.

No hablamos de una nueva profesión sino de un nuevo enfoque profesional, que le permitirá al formador sentirse seguro  frente a estos nuevos desafíos.

Moodle por ejemplo, es una herramienta de gestión de aprendizaje (LMS), o más concretamente de Learning Content Management (LCMS), de distribución libre que está concebida para ayudar a los docentes a crear comunidades de aprendizaje en línea, educación a distancia, clase invertida y diversos proyectos de e-learning en escuelas, universidades, oficinas y otros sectores.

Según lo informó el Lic. Martínez, este método fue planificado para que en un futuro si se presentaban inconvenientes del tenor actual, con este sistema se podría dar respuestas concretas y no dejar de desarrollar o generar contenidos en una o varias cátedras.

«Con una computadora conectada a internet, el estudiante podrá interactuar desde su casa y no perder horas de clases», concluyó Martínez.