La UNaF rindió homenaje a formoseños desaparecidos durante el terrorismo de Estado

Fue en el marco del 40 aniversario del Golpe. Lo hizo a través de la inauguración de un solar por “La Paz y los Derechos Humanos”. En ese espacio se descubrió una placa con los nombres de los torturados y asesinados por la dictadura. Varios de ellos, como el caso del “Bocha” Pereira, lucharon por la creación de una universidad pública en la provincia.

Son casi las seis de la tarde del miércoles 23. El cielo está gris. Por momentos, ramalazos del sur hacen bailar carteles y banners alrededor del escenario improvisado, y por una torre de parlantes León Gieco, exclama: “La memoria despierta para herir a los pueblos dormidos que no la dejan vivir libre como el viento”. Unos metros más atrás, desde los muros de la fachada de la Facultad de Humanidades (FH), varias láminas devuelven en sepia los rostros de los desaparecidos formoseños: jóvenes estudiantes, militantes, que perdieron la vida a manos del terrorismo de Estado por el único delito de soñar un mundo mejor. Con ese telón de fondo, Alejandra Carrizo, docente y titular de la APDH Formosa, arrancó el acto que dejó inaugurado un solar por “La Paz y Los Derechos Humanos” en el cuarto módulo del campus universitario.

Ese espacio nació como un proyecto de Eduardo Varela, docente inquieto de la FH y por Juan Eduardo Lenscak, titular de la Cátedra Abierta de Derechos Humanos. El propósito de la iniciativa fue instalar, de una vez y para siempre, el debate y la reflexión en el ámbito académico sobre la Memoria, la Verdad y la Justicia.

De este modo, los 40 años del Golpe de Estado que se cumplieron este jueves sirvió de punta pie para promover sus actividades. Y rindió así homenaje a los formoseños que fueron torturados y asesinados por la última dictadura cívico-militar.

Al lugar acudieron familiares de las víctimas, docentes, estudiantes, decanos y autoridades de la UNaF, encabezadas por el rector Martín Romano.

Cuando comenzaba a caer la tarde, el decano de Humanidades Augusto Parmetler, fue quien abrió la lista de oradores. “Esto para nosotros es también un aspecto educativo en el ámbito de la facultad. Es educar para la paz y educar para los derechos humanos”, destacó.

Por su parte, el representante estudiantil ante el Consejo Superior, Rodrigo Galarza, miró a los familiares y les dijo, categórico: “Esta es su Universidad”, en alusión por la pelea que dieron varios de sus hijos por una universidad pública durante el Proceso. En ese sentido, el consiliario recordó a uno de ellos: Julio “El Bocha” Pereira, asesinado en la Masacre de Margarita Belén, el 13 de diciembre de 1976.

“Lamentablemente —continuó el dirigente estudiantil— El Bocha no pudo ver (hecho realidad) la Universidad Nacional de Formosa. Pero dejó varias semillas que somos los estudiantes que estamos presentes y vamos a seguir velando por la justicia, por la memoria y, por sobre todas las cosas, por la verdad”.

Pero la mayor emoción vino del testimonio de un familiar de las víctimas de la represión, Roxana Morel, hija de un detenido político y sobrina de desaparecidos. “Yo le pregunto muchas veces a mi papá ‘cómo hacés para seguir viviendo con tanto dolor’, porque es muy grande el dolor. Y me dice: ‘Yo perdoné, hija’ (VER APARTE).

A su turno, el titular de la Cátedra Abierta de Derechos Humanos, Juan Lenscak, precisó que el solar “es un aporte simbólico” para el debate y la reflexión de los universitarios. Y afirmó que “este debe ser el solar de la vida, de la multiplicidad de voces, del respeto por el disenso. Queremos que toda la Universidad sea expresión del debate, de la investigación, de las críticas y de la solidaridad”.

Finalmente, como epílogo, los familiares de los desaparecidos, las víctimas del secuestro y la tortura que sobrevivieron al horror, quitaron el velo que dejó al descubierto una placa con la totalidad de los nombres de los formoseños que perdieron la vida en manos del Terrorismo de Estado.

Al mismo tiempo, cuando ya abrazaba la noche, plantaron un olivo como señal de paz y como símbolo de construcción permanente de la conciencia colectiva. Ya que, como coincidieron muchos, “con memoria, se construye el futuro”.

  Lic. Sergio Guzmán sergiounlp@hotmail.com Radio Universidad Nacional de Formosa