LA UNAF ASISTIRÁ CON TECNOLOGÍA APLICADA PARA SECADO DE MADERA

En el marco de las políticas de vinculación con el sector productivo, la Universidad Nacional de Formosa (UNaF) hará su aporte de conocimiento científico aplicado. En esta oportunidad será para el sector de industria de la madera, a través de técnicas relacionadas al secado de la madera maciza, con la finalidad de agregar calidad y valor a los productos.
Así lo dispuso el rector, el ingeniero Martín Romano, por pedido del decano de la Facultad de Recursos Naturales (FRN), el ingeniero Vicente Sánchez.
En virtud de esa decisión, la Facultad de Recursos Naturales, a través del área de Secado y Preservación de la Madera, a cargo de la ingeniera Carmen Sosa Pinilla, brindará las herramientas de conocimiento necesarias a empresas ubicadas en la localidad de Palo Santo que así lo requieran.
En este caso, el señor Eugenio Cáceres, propietario de una carpintería y aserradero de la citada localidad, se acercó el lunes último hasta la Universidad tras tomar contacto con el ingeniero José Edgardo Medina, coordinador del Laboratorio de Ordenación de Montes, que tiene como misión brindar asesoramiento, investigación y desarrollo tecnológico que atiendan las necesidades de los productores y empresarios involucrados en el manejo e industrialización de los recursos forestales.
Sobre este último aspecto, se puede decir que la madera gana o pierde humedad según las condiciones del medio que la rodea, por ese motivo se debe aplicar algún método de secado para disminuir su contenido de humedad a niveles óptimos para su procesamiento y puesta en servicio.
Luego fue recibido por el decano Sánchez, quien manifestó la voluntad de las distintas Facultades de la UNaF, específicamente la de Recursos Naturales, en asistir con los métodos científicos aplicados al sector productivo.
Secadero
Comentó Cáceres que ante pedidos de aberturas de madera blanca, decidió construir en forma artesanal un secadero de mampostería de tres por cinco metros, con el objetivo de realizar un pre-secado de este tipo de maderas, ya que las mismas deben quedar con un contenido de humedad inferior al 12 por ciento.
Explicó que el proceso que lleva adelante empíricamente consiste en una pequeña estructura que hace de caldera adosada a la parte posterior del secadero, donde el calor generado por el fuego de desperdicios de madera es impulsado por una turbina que lo introduce a través de una tubería al interior de la sala de secado.
Dentro de la sala colocó dos hileras de mangueras donde ingresa agua a presión, que con la ayuda de dos ventiladores colocados en paredes opuestas dispersan las gotas de agua para mojar la madera.
Dijo que de esa manera, mediante el agua, que luego es secada con el calor que se introduce, logra aberturas “medianamente aceptables” en el secado.
Añadió Cáceres que ante la posibilidad de vender aberturas para viviendas que realiza el Estado provincial decidió visitar la UNaF con el fin de obtener la asistencia necesaria que le permitan lograr un secado acorde con las exigencias de calidad fijadas por la provincia para esas obras.
Desde la UNaF explicaron que se visitará el predio del pequeño industrial maderero, anticipándose con la recomendación de incorporar instrumental de medición de la temperatura y humedad del interior del secadero, que posibilite realizar ese monitoreo desde el exterior para dar certeza sobre el desarrollo del secado.
En tal proceso, la madera obtendrá estabilidad dimensional (escasa contracción e hinchamiento) cuando alcance la humedad de equilibrio higroscópico, viabilizando obtener puertas y ventanas que no sufrirán cambios apreciables en su forma y dimensiones cuando estén en servicio.
En su visita a la Universidad, Cáceres se mostró profundamente agradecido por la receptividad que tuvo su pedido y resaltó el compromiso que vio desde la casa de altos estudios pública con el sector productivo.