Detallan los rigurosos controles que se concretan en el PAU-UNaF

Las Lic. en Bromatología Carolina Armoa y Mariela Basualdo, desde la consultora de alimentos y servicios de gestión que interviene en el desarrollo del Programa Alimentario Universitario (PAU) de la Universidad Nacional de Formosa (UNaF), detallaron los férreos controles bromatológicos y de seguridad sanitaria que se cumplimentan en el proceso.

Cabe señalar que este programa fue puesto en marcha por decisión del rector, Prof. Esp. Augusto Parmetler, con el objetivo de cubrir las necesidades alimenticias de más de 600 estudiantes que por la pandemia del COVID-19 se encuentran en situación de vulnerabilidad social.

De esta manera se distribuyen entre los alumnos raciones de almuerzo, durante tres días a la semana: lunes, miércoles y viernes.

La coordinación y ejecución del PAU-UNaF se efectúa desde la Secretaría General de Asuntos Estudiantiles y Extensión, a cargo del Psgo. Rafael Olmedo, siendo su coordinadora general Mercedes Santa Cruz.

Según lo explicó la Lic. Armoa, “fuimos convocadas por el secretario de Extensión, Psgo. Olmedo, y la coordinadora del programa PAU, para trabajar en todo lo que sea la parte bromatológica”.

Destacó que el programa “se viene desarrollando muy bien”, puntualizando que en una primera instancia del desarrollo del mismo “hemos citado a los manipuladores de los alimentos, trabajando con todo lo que sea la materia prima desde la recepción de los alimentos hasta en la capacitación, ya que estas personas son las que preparan las comidas y son los garantes de que salga un alimento seguro y de calidad para los estudiantes”.

“Tenemos un programa de capacitación específico donde, por ejemplo, los días jueves por la tarde hacemos un resumen de lo que fueron los lunes y miércoles del programa PAU y seguimos trabajando con los manipuladores de alimentos”, pormenorizó la profesional.

Precisó que “las raciones que se vienen haciendo son aproximadamente 650 por encuentro (lunes, miércoles y viernes) y a veces se hacen un poco más para llegar a más estudiantes”, mencionando que “hay una lista que responde a una base de datos que efectúan los centros de estudiantes, en coordinación con la Secretaría de Extensión, a los que se les entrega la vianda, en tanto que a quienes residen lejos del campus universitario se les acerca la misma”.

Gestión

Las integrantes de la consultora resaltaron que “todo este emprendimiento se debe al señor rector de la UNaF, al igual que al secretario Olmedo y a Mercedes Santa Cruz, que decidieron llevar adelante este programa. Realmente son un equipo muy organizado, trabajan muy bien con todo el personal que tienen a su cargo”.

“El objetivo es llevar un alimento de excelente calidad a los estudiantes, por eso el producto que les damos no sólo es nutritivo, sino también seguro. Todo lo hacemos de forma patente”, concluyeron.