SOSTENIDA EJECUCIÓN DE PROYECTO DE MANEJO DE FORESTACIONES DE ALGARROBO

La Universidad Nacional de Formosa (UNaF), a través del Laboratorio de Silvicultura de la Facultad Recursos Naturales, ejecuta desde el 2012 el Proyecto de Investigación Aplicada (PIA) denominado “Calidad de Sitio y Manejo de Forestaciones de Algarrobo”, que genera información valiosa y útil para garantizar el uso de la tierra y del bosque con mayor eficiencia técnica, eficacia económica y sustentabilidad ecológica.

Así lo refirió Víctor R. Pérez, ingeniero forestal y M.Sc. en Silvicultura y Manejo Forestal, además docente-investigador de la UNaF. Precisó que, ante el insuficiente conocimiento del comportamiento y producción del algarrobo blanco bajo diferentes condiciones de sitios locales, más el escaso y deficiente conocimiento de la tecnología de la forestación (de establecimiento y manejo), es que se implementa dicho Proyecto PIA.

El mismo cuenta con la cofinanciación de la Unidad Para el Cambio Rural del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, y es dirigido por el especialista en silvicultura y manejo forestal, el ingeniero Pérez, acompañado en la ejecución por el ingeniero Gustavo Rhiner y otros investigadores de la Universidad.

Por otra parte, las acciones de campo cuentan con el invalorable apoyo del Ministerio de la Producción y Ambiente, y en ocasiones, se dispone de la colaboración especial de la ingeniera Celia Linares, extensionista forestal de la cartera de Agricultura de la Nación.

“Esta coordinación y complementación interinstitucional demuestra el interés común en el tema y la preocupación por resolver los problemas referidos”, subrayó el ingeniero Pérez.

Se hizo notar, en ese sentido, que se espera que este proyecto realice importantes contribuciones al conocimiento de las técnicas y metodologías de silvicultura, específicas y apropiadas al algarrobo, generando información valiosa y útil para garantizar el uso de la tierra y del bosque con mayor eficiencia técnica, eficacia económica y sustentabilidad ecológica. En síntesis, los resultados del estudio contribuirán al desarrollo y sustentabilidad del sector forestador y su efectiva inserción en el circuito productivo provincial.

Algunas acciones realizadas

Una de las actividades centrales del proyecto es el estudio de los sitios forestados y el establecimiento de Parcelas de Monitoreo Permanente (PMP) en diversas calidades de sitio.

El control de las PMP se realiza anualmente. De la información recogida de las mismas, se efectúan diversas observaciones y mediciones que permiten disponer registros de las dimensiones de los árboles (diámetro, altura de fuste, altura total, longitud de copa viva, longitud de ramas secas), y evaluar su actual vigor y la dinámica de crecimiento de los mismos.

También se observan ciertas variables cualitativas, como inclinación del tallo, forma del mismo, ponderación de la cantidad y tamaño de las espinas.

Asimismo, la ingeniera forestal Gladys M. Vicentini, docente de la UNaF, en cada sitio describe el perfil de suelo, evalúa sus propiedades a partir de análisis de laboratorio y realiza la clasificación del ambiente para la producción forestal de algarrobos.

En la actualidad se disponen 28 sitios con PMP, de los cuales 25 ya tienen los estudios de suelos respectivos realizados por el proyecto. La mayoría se encuentran ubicados en la región noreste de la provincia de Formosa, en los Departamentos Pilagás y Pilcomayo, donde existe la mayor concentración de las forestaciones realizadas en el año 2005.

Los árboles dominantes de las plantaciones de mayor productividad (localizadas mayormente en zona de Tres Lagunas, Siete Palmas y Buena Vista) tienen a la edad de siete años alrededor de 20 centímetros de diámetro medio y 8,30 metros de altura.

Mujeres como forestadoras demostradoras

Las mujeres forestadoras ya integradas al proyecto en carácter de demostradoras son: Aurora Belloso (Mariano Boedo, Departamento Formosa); Olga Britez (Tres Lagunas, Departamento Pilagás); Viviana Martínez (Colonia Punta Guía, Departamento Pilcomayo); Irma Elena Acosta (localidad El Cogoik, Departamento Patiño); Cristina Avalos (San Martín Dos, Departamento Patiño). Durante el venidero mes de mayo se incorporará Zenaida Barreto, de Buena Vista, Departamento Pilagás.

Cada una de ellas es titular de una forestación, cuya superficie oscila entre 8 y 12 hectáreas.

Si bien la mayoría de las mujeres forestadoras empieza a visualizar y disfrutar algunos beneficios que aporta el bosque implantado de algarrobos, como leña y postes, frutos, sombra para el ganado, posibilidad de intercalar cultivo de pasturas entre las filas de algarrobos, etcétera, entre las cuestiones desfavorables están las relacionadas al manejo forestal, especialmente la poda.

Manejar algarrobos tiene mayor complejidad que el manejo de pinar o eucaliptal. Los algarrobos tienen muchas ramas, algunas de tamaño mediano a grande y, al cortarse las ramas, se observa que todas tienen espinas, a veces pocas y pequeñas y otras grandes y abundantes.

“Estos son parte de los obstáculos y limitaciones a los que se encontraron y tuvieron que hacer frente los productores locales, y obviamente, las mujeres forestadoras –destacó el ingeniero Pérez-. En este contexto, alcanza relevancia y valor el desempeño del grupo de las mujeres pioneras en las prácticas de la silvicultura y manejo de algarrobales. La actitud de estas mujeres y su trabajo forestal merecen nuestro respeto y admiración”.

ATT03539

Mujeres como forestadoras demostradoras