Se dictó conferencia sobre cerebro y neuroplasticidad en la UNaF

La Sala de Conferencias “Rectores de la UNaF” fue sede recientemente sede de la conferencia titulada “Cerebro y Neuroplasticidad, Mediadores para Enseñar y Aprender”, que dictó la Dra. en Neurociencia Gloria Del Valle Quevedo, de la Universidad Nacional de Catamarca (UNCa).

La misma fue organizada por la Casa de Altos Estudios local, en el marco del 30° aniversario de su creación, en conjunto con el Centro Docentes Universitarios Formoseños (CEDUF) y la Federación de Docentes de las Universidades (FEDUN).

Al ser entrevistada por la Radio UNaF FM 102.7, la Dra. Del Valle Quevedo significó que “si bien las neurociencias es un tema que ahora está de moda, en mi caso me doctoré hace 18 años atrás en España”.

“Lo importante es saber que nosotros vemos la vida desde el cerebro que hemos construido y la neurociencia tiene que ver con eso, con ver al cerebro en todas las cosas que hacemos. Desde que organiza y coordina todas las funciones que son vegetativas como el dormir, el sentir hambre o dolor, como también las emocionales y que tiene que ver con los afectos y las emociones en toda su diversidad”, expuso la profesional.

Manifestó que “lo más importante para los docentes y los que nos dedicamos a enseñar y a que los alumnos aprendan, es que enseñamos a cerebros que piensan. A cerebros en donde son frontales, por eso están al frente de lo que es el escano-cráneo, que es el rostro de uno, y que es el asiento de las funciones ejecutivas superiores, que son la motivación, la atención, la percepción, la memoria de corto y largo plazo”.

Consultada sobre cuál es el mejor horario para estudiar, contestó: “Lo que pasa es que hay personas que tienen relojes biológicos o mayor secreción de serotonina o neurotransmisores de mañana, y son las personas que de pronto hicieron toda la escuela durante la mañana y tienen trabajos que son de mañana, en tanto hay personas que rinden más durante la tarde. Esto tiene que ver nada más que con su propia secreción de los neurotransmisores”.

Por último, sobre cómo ayudamos a que el cerebro funcione mejor, la profesional aconsejó que “hay que dormir ocho horas necesarias, alimentarse bien, hacer deportes, desconectarse del celular y las redes. También es bueno informarse y como suelo decir cambiar la calle por donde circulamos, hay que probar comidas nuevas, pasar los umbrales y barreras, porque cuando uno le da cosas nuevas al cerebro, éste vuelve a aprender. Entonces uno puede aprender hasta el último día de vida”, finalizó.