Rector

Mensaje del Rector, en acto de asunción del cargo
Ing. Martin Romano

Ing. Martin Romano, Rector Universidad Nacional de Formosa

Mis primeras palabras MUCHAS GRACIAS.
Muchas gracias por estar presentes en esta sencilla ceremonia pero llena de compromiso para con la sociedad.
Muchas Gracias……………. .a las autoridades ejecutivas y legislativas que nos acompañan porque nos darán mucha fuerza, entusiasmo y un gran espíritu de servicio para llevar adelante la gestión de la compleja organización universitaria.
Muchas Gracias a los amigos Rectores, Vice Rectores y autoridades de otras universidades que nos honran con su presencia.
Muchas Gracias a los señores Decanos y Vice Decanos, los representantes de los Docentes, No Docentes, Graduados, Estudiantes y de la Comunidad, por haber confiado en nosotros y apoyarnos en la Asamblea Universitaria con su voto.
Muchas Gracias a mis colaboradores desde diciembre de 2005 a la fecha, los Señores Secretarios y Secretarías del Rectorado, Asesoría Letrada y Auditoria Interna por el apoyo y el gran esfuerzo que desarrollaron en este tiempo.
Muchas Gracias a mi familia, a mis hijos que están presentes y a mi Señora esposa que no puede estar porque tuvo que viajar con los alumnos del Colegio Don Bosco. A mis hijos mayores que están estudiando Medicina en Corrientes, que supieron comprender y pasar el trago amargo por hechos acaecidos en nuestra Casa de Altos Estudios.
Muchas Gracias a los organizadores de este evento porque han puesto lo mejor de lo suyo para este acontecimiento, a pesar de las críticas pícaras de algunos, que de a poco se darán cuenta que todos tenemos un objetivo claro y preciso y se llama Universidad Nacional de Formosa.
Argentina, la región y nuestra querida provincia de Formosa están atravesando cambios profundos y veloces. De Souza Silva en su obra “Proyecto Nuevo Paradigma”, describe con gran precisión los elementos mas relevantes de estos cambios: “Creatividad metodológica, osadía epistemológica, coherencia axiológica, coraje intelectual y COMPROMISO SOCIAL”.
Esto marca “un cambio de época”, porque cambia el sistema de ideas, el sistema de técnicas, la institucionalidad de la época anterior, con la característica que ambas épocas conviven.
Nos decía el sábado pasado nuestro Sr. Gobernador, que hubo un modelo o proyecto de País que fue truncado, pero que ese proyecto se va a institucionalizar con la profundización del cambio que en estos próximos años llevaremos adelante.
Es por ello imprescindible comprender los cambios globales que están ocurriendo en nuestra provincia, en nuestro país, en nuestra región MERCOSUR y en el mundo y su significación e implicancias para las Universidades.
En este aspecto quiero hacer hincapié, en que la integración regional, que debe darse indefectiblemente a partir del fortalecimiento del MERCOSUR, es el camino que debemos recorrer los pueblos de América para afrontar los desafíos y perspectivas del Siglo XXI. Sólo entonces se podrá definir el rumbo y las estrategias acordadas entre todos los sectores: gubernamentales, económicos, sociales, culturales, empresariales, con las organizaciones libres del pueblo, …..y hacer realidad los sueños de libertad de nuestros próceres: San Martín, Bolívar, Rosas, Irigoyen, y Perón.
En este sentido, Manuel Castells, en su obra “La Era de la Información” advierte que, “un nuevo mundo esta tomando forma en este nuevo milenio”. Se originó en la coincidencia histórica, hacia finales de los años sesenta y mediados de los setenta, de tres procesos independientes: la Revolución de la Tecnología de la información; la crisis económica, tanto del capitalismo como del estatismo y sus reestructuraciones subsiguientes; y el florecimiento de movimientos sociales y culturales como el feminismo y el ecologismo.
La interacción de estos procesos y las reacciones que desencadenaron, crearon una nueva estructura social dominante, la sociedad red, una nueva economía, la economía internacional y global y una nueva cultura, la cultura de la virtualidad real.
La lógica inserta en esta economía, en esta sociedad y en esta cultura, subyace en la acción social y en las instituciones de un mundo “interdependiente”.
La revolución de la tecnología, la reestructuración de la economía y la critica de la cultura convergieron hacia una redefinición histórica de las relaciones de producción, poder y experiencia sobre las que se basan las sociedades.
EL CONOCIMIENTO Y LA INFORMACION son los materiales esenciales del nuevo proceso de producción y la educación es la cualidad clave del trabajo.
El contexto brevemente esbozado nos permite identificar algunas características generales que prevalecen en las dimensiones políticas, económicas, sociales y culturales de la Educación Superior. Podemos señalar entre otras:

  • La Mundialización
  • La Explosión de la Información
  • La Modificación de las Relaciones Sociales
  • El Desempleo
  • La Exclusión Social
  • Los Sistemas de Educación Virtual
  • Las Limitaciones al Financiamiento
  • DEMANDAS DE MEJOR CALIDAD EDUCATIVA
  • La masificación del acceso a la enseñanza
  • LAS EXIGENCIAS DE LA SOCIEDAD que requiere a nuestras universidades que generemos conocimientos respecto a los grandes problemas que la afectan y que produzcamos profesionales preparados para estas responsabilidades.

Este planteamiento, coloca a las instituciones de enseñanza superior, y en particular a las Universidades Públicas Estatales, en una situación de vulnerabilidad.
Aquí creo necesario reflexionar sobre la situación de crisis que vivimos en nuestra Universidad: crisis institucional, crisis presupuestaria, pero por sobre todas las cosas Crisis de Credibilidad.
Nos enfrentamos con momentos donde emergieron nuestras debilidades, nuestras flaquezas, nuestras posturas sectoriales frente al interés colectivo. Pero también nos obligó mirarnos hacia adentro, a enfrentar el desafío de convertir la crisis en oportunidad, en oportunidad de crecimiento, de transparencia, de expansión hacia otras localidades de nuestra Formosa, acompañando con la formación, capacitación e investigación el proyecto de desarrollo Provincial en marcha, que es integral sin exclusión, económicamente rentable, socialmente justo, ambientalmente adecuado y territorialmente equitativo.
Con esto ratificamos que la Universidad no está separada del pueblo y del desconocimiento de sus necesidades y aspiraciones.
Por ello, el cambio institucional que debemos realizar es un cambio transformacional –también llamado discontinuo- se produce en periodos de inestabilidad y turbulencias, en que las necesidades de un contexto en transformación exigen cambios igualmente drásticos en las instituciones.
No se trata de adaptarse sino modificar el rumbo y la misión de nuestra Universidad.
Nuestra Universidad debe convertirse en centro de referencia en la búsqueda de respuestas a estas nuevas necesidades de transformación de la que no es ajena. Para que podamos dar respuestas debemos producir modificaciones en nuestros enfoques que nos permita mantener un rol de liderazgo en la búsqueda de nuevos caminos que nos lleven hacia el desarrollo del hombre en forma integral con equidad.
En este marco, con sorprendentes cambios en la mayoría de las actividades humanas, en nuevas realidades mundiales vinculadas con todas las esferas políticas, sociales, culturales, económicas e institucionales, la Comunidad Universitaria debe acompañar la construcción del Proyecto Nacional sustentado en el establecimiento de un nuevo Modelo de Desarrollo Territorial, en políticas inclusivas y diferenciadas, que resuelvan las históricas asimetrías que generan desigualdades entre las regiones del país y nuestro modelo provincial que tiene como eje fundamental el hombre Formoseño y las Instituciones involucradas.

DE NO CAMBIAR, QUEDAMOS CON MAYOR VULNERABILIDAD INSTITUCIONAL.

En este tiempo la Universidad Nacional de Formosa, dio un paso relevante e histórico, y dentro de su política institucional ha entendido que la Educación es una cuestión de estado, como lo establece en sus alcances la Ley Provincial General de Educación Nº 1.470 y la Ley de Educación Nacional Nº 26.206.
En ellas se consolidan como un bien público, como un derecho social y personal, descartando su inclusión como mercancía o servicio susceptible de ser comercializado; como formadora del desarrollo pleno, armónico y trascendente del hombre nuevo, conciente del ejercicio responsable de su libertad y de sus posibilidades de realización personal, en familia y en comunidad, que le permita vivir y trabajar con dignidad.
En este contexto con una visión integral de la Educación, desde el nivel inicial hasta el nivel universitario, creamos junto con el Gobierno Provincial, la Facultad de la Producción y Ambiente, en la localidad de Laguna Blanca.
Cabe una aclaración, esta acción es un anhelo de varios años que tenía nuestro Gobernador, y cuando planteó esta necesidad de la sociedad, inmediatamente nos pusimos a trabajar en ello, porque estamos convencidos que una Universidad debe estar al servicio de la Comunidad.
Nuestra Facultad, está ubicada en la zona frutihortícola por excelencia y de gran concentración de pequeños productores agropecuarios, integrantes del PAIPPA, un programa de acción integral que se lleva con mucho éxito, brindando una apoyo real e integral al hombre de campo.
Esta Unidad Académica será pionera en generar conocimientos productivos, elaborarlos y trasferirlos a la comunidad, a través de practicas pedagógicas que incluyan saberes, competencias, capacidades, actitudes, que rescaten y recreen los valores de la cultura productiva, del trabajo y del esfuerzo personal y compartido.
Pero aún esto debe seguir abriendo nuevos desafíos, en los que debemos involucrarnos con un sentir de pertenencia hacia este proyecto,….. para que las demás Facultades que integran esta Casa de Altos Estudios, profundicen la revisión de sus planes de estudios, ofrezcan propuestas de nuevas carreras tendientes a insertarse a lo largo de nuestro territorio provincial, evitando el desarraigo y posibilitando la realización personal del hombre en su comunidad.
De allí saldrán, ingenieros, licenciados, técnicos, docentes ………que ya no serán como eran antes, señores de lenguaje extraño, sino los propios hijos de nuestro pueblo, como lo señalara el Gral. Juan Domingo Perón en su obra “Filosofía Peronista”.
Finalmente queremos rescatar, que dentro de la agenda de nuestra gestión, ocupará un lugar prioritario la necesidad de seguir revalorizando los Recursos Naturales y el Ambiente, esto nos debe llevar a generar y trasmitir conocimientos desde nuestras cátedras, su aprovechamiento sustentable, puesto que son indispensables para la vida, como ser el manejo y cuidado del agua dulce, el uso adecuado del bosque nativo entre otros.
Este es nuestro reto, la finalidad de nuestra lucha, y por ello solo me resta decirles, que con solidaridad, desprendimiento, fe, esperanza y amor, podemos tener una Universidad que sea el orgullo de los Formoseños.
Un Gran Abrazo y que Dios y la Virgen del Carmen nos acompañen en este caminar cuyo objetivo final es el bienestar de nuestra comunidad.

Martín Romano
Rector
Universidad Nacional de Formosa