Reconocimiento Académico: se reunieron los primeros tres grupos de carreras

La Secretaría de Políticas Universitarias (SPU) realizó un encuentro con referentes de las carreras de Ingeniería, Arquitectura y Diseño, e Informáticas de más de 65 universidades para comenzar a trabajar en la implementación del Sistema Nacional de Reconocimiento Académico.

La jornada tuvo como objetivo dar comienzo al proceso de acuerdos entre universidades, en el marco del Sistema Nacional de Reconocimiento Académico. Este primer paso involucrará a tres familias de carreras que trabajarán para sintonizar sus currículos durante el primer semestre 2017: Ingenierías y afines;  Arquitectura y Diseño; Sistemas de Información y Comunicación.

Con la participación de representantes académicos de más de 65 universidades públicas y privadas de todo el país,  el encuentro contó con la exposición de la Profesora  Alicia Camilloni, especialista en Currículum y Gestión Universitaria, y de expertos por familias de carreras: Daniel Morano (Ingeniería); Ian Dutari (Arquitectura) y Javier Díaz (Informáticas).

La apertura estuvo a cargo de la Subsecretaria de Políticas Universitarias, Danya Tavela, quien consideró que es fundamental que las universidades replanteen sus estructuras buscando otorgarle al estudiante el rol central en sus carreras. “El trabajo que nos espera es arduo, seguramente va a estar plagado de debates pero instamos a realizarlo en términos constructivos. Tenemos la expectativa de llegar a 2017 con algunos acuerdos de familias de carreras ya cerrados”, concluyó.

La jornada continuó con la participación especial de Alicia Camilloni, quien expuso sobre “La Formación de Profesionales”, un tema que según la especialista tiene muchas aristas. Para ella, uno de los objetivos principales de esta formación es flexibilizar el sistema universitario, ya que es necesario contar con cierto dinamismo para afrontar las necesidades que vayan surgiendo en el futuro. “La flexibilidad es un valor – aseguró-, pero no implica falta de rigurosidad, por el contrario, una formación rigurosa y sólida es indispensable”.

Ahora bien, ¿Por qué flexibilizar el currículo? Para Camilloni, por un lado, “por el dinamismo que tiene el propio conocimiento en la actualidad”. “El gran factor crítico actual es el tiempo: hay que enseñar cada vez más contenidos en menos tiempo y necesitamos que las carreras no se extiendan en años”. Por el otro, continuó, “hay que flexibilizar para facilitar la movilidad,  que implica: no perder tiempo, no perder aprendizajes ya realizados, poder tomar mejores decisiones en cuanto a las carreras y asignaturas que elijan los estudiantes”.

Luego, al referirse a las experiencias de los estudiantes, agregó: “Tenemos que poner el foco en las prácticas, por eso la flexibilización no es sólo de los planes de estudios - que son papeles-, sino de las formas de enseñar y evaluar. El conocimiento debe poder usarse”, reflexionó.

Posteriormente, en el panel de especialistas por familias de carreras,  Daniel Morano, de la UNSL, se refirió a las posibilidades de integración y reconocimiento de las Ingenierías: “Hay que tener en cuenta que en 2017 ingresan a las universidades los nacidos en el siglo XXI, por lo tanto hay que pensar en formar ingenieros que trabajarán por lo menos hasta el 2066”.

Por su parte, el arquitecto Ian Dutari, de la UNC, se centró en la formación en disciplinas proyectuales, con sus oportunidades y desafíos de reconocimiento; y respecto a Informáticas, el referente de la UNLP, Javier Díaz, expuso los antecedentes de reconocimientos en dichas carreras.

Por la tarde, se realizaron talleres simultáneos para cada una de las familias de carreras y la directora ejecutiva del Programa de Calidad Universitaria, Mónica Marquina, presentó la agenda operativa y los grupos regionales (GR) para el 2017. El final estuvo a cargo del secretario de Políticas Universitarias, Albor Cantard, quien manifestó que “la repercusión y el trabajo realizado en estas tres familias de carreras auguran un comienzo próspero. Estos son los primeros acuerdos de un proceso que, esperamos, se plasme en reconocimientos, para que los jóvenes tengan más posibilidades y opciones de formación, y puedan construir su trayecto formativo aprovechando la diversidad del sistema de educación superior de la Argentina”, concluyó.

foto-reconocimiento-academico-2-copia