¿Porqué el Lic. Darío Guerra y la C.P. Carolina Pistilli son los legítimos y legales Decano y Vicedecana electos de la FAEN?

La respuesta es muy simple: Porque fueron elegidos en la Sesión Especial del Honorable Consejo Directivo, convocada por Resolución Rectoral N°: 0127/21, contando con la presencia de 8 (ocho) miembros titulares y un (1) suplente, todos ellos proclamados por la Junta Electoral Permanente, notificados y habilitados para participar y emitir su voto.

Mientras que, el grupo disidente comandado por el concejal y consejero directivo Adrián Muracciole, luego de acreditarse, firmar y registrar su asistencia e ingresar al salón 3 (tres) de ellos (C.P. Pablo Goicoechea, Dr. Alejandro Ibars y C.P. Edelmira Barahona), al advertir que no tenían mayoría para lograr imponer a sus candidatos, decidieron retirarse de la sala y realizar una sesión en paralelo, con la concurrencia de siete (7) consejeros titulares -seis (6) de los cuales ya habían dado el presente y decidieron no participar del acto-, más dos (2) suplentes; entre éstos últimos, el Dr. Fernando Samaniego, Secretario Administrativo de FAEN quien, por desempeñarse en un cargo ejecutivo, se encuentra inhabilitado para ejercer como Consejero,  por incompatibilidad prevista en la Resolución C.S. N°: 0080/11, hallándose -en consecuencia- impedido de participar y emitir voto.

Sumado a ello, la Junta Electoral Permanente participó de la sesión en que resultaran electos por unanimidad los Profesores Guerra y Pistilli, cumpliendo su función como veedora, amén de brindar asesoramiento y resguardo de la documental del acto eleccionario; en tanto que, la sesión paralela, realizada con miembros que a pesar de concurrir al evento decidieron no participar y llevar a cabo su propia elección, no contó con su presencia a los efectos indicados, careciendo de validez la sola y única actuación de una Junta Electoral constituida al efecto por las mismas personas que hoy pretenden cuestionar a las autoridades de FAEN legítimamente electas.

Queda claro que la única verdad es la realidad y que, a pesar de las maniobras del grupo disidente, el acto eleccionario donde triunfara la fórmula Guerra-Pistilli es el único válido, por haber sido realizado  en el marco de la ley y con todas las formalidades del caso.