Pallarols: “El Bastón hoy es una excusa para que estemos todos juntos en la causa democrática”

Desde el regreso a la democracia, la realización del Bastón presidencial estuvo a cargo del talentoso orfebre Juan Carlos Pallarols, y esta vez no es la excepción ya que el artista finalizó la obra que sostendrá en sus manos el Presidente de los argentinos que asumirá el próximo 10 de diciembre. Para conocer más detalles, la FM 102.7 Radio Universidad Nacional de Formosa entrevistó al maestro orfebre.

“Este trabajo me llevó 11 meses y empecé el 10 de diciembre del año pasado, justo un año antes del cambio de gobierno, que es lo que hago siempre. Me tomo ese año para empezar a hacer el Bastón sin saber quién va a ser el que lo va a usar o quién va a ganar y así trabajamos mucho más tranquilos, más despojados de cualquier egoísmo”.

Durante ese tiempo, Pallarols visitó todas las provincias, comentando que “es una costumbre que fuí tomando con el tiempo a partir de 1983, cuando hice el primer Bastón. Cuando no podía llegar a una provincia, me iba a la casa que tiene en Capital Federal y así completábamos el circuito. Ahora la gente conoce cómo es el sistema, entonces me llaman y me invitan, por lo que voy de un lado para otro con mucha alegría y con mucha ilusión, porque cada Bastón que estamos haciendo es un logro para la Nación, para la maduración de nuestro pueblo y de nuestra historia”.

El artista eligió la madera de urunday para la confección del Bastón de mando, “porque es una madera que es de trabajo, es muy bonita porque tiene un brillo muy especial, es flexible y sobre todo porque no se corrompe. Sería bueno que todos los argentinos, en especial quienes tienen la rienda de nuestro gobierno, tengan todas las virtudes de esta madera, que brillen por sí solos, que sean honestos, honrados, que sean rectos”.

Según Pallarols, a lo largo de los años el Bastón ha cambiado muy poco, “se fue estilizando del primero al último y siempre son los mismos símbolos, el Escudo Nacional y los 24 cardos que representan a las provincias, pero ya hace 30 años que el Bastón es igual. Aunque sí existe alguna diferencia relativa a la genética de cada Presidente, si la persona es alta lo tenemos que hacer un poco más largo y si es más baja, lo hacemos un poco más corto, para que siempre haya una proporción entre la persona que lo usa y el Bastón”.

En una carta dirigida a los medios, el orfebre escribió «Durante los 335 días recorridos recibimos las más hermosas muestras de afecto, mucho más de 2.500.000 golpecitos de cincel que quedaron impresas en la empuñadura del Bastón.»

Al respecto, decía a la emisora universitaria que “cada frase y cada persona tiene una historia especial, hay algunas más alegres que otras y también hay algunas que son bastante dramáticas de gente que ha sufrido mucho. Pero todo es muy alentador y constructivo, nadie pone cosas que sean ofensivas ni destructivas. Me pasó algo muy lindo hace unas semanas, una señora me dijo “puedo dar dos golpes” y le dije “los que usted quiera”, le da dos golpes y me dice que cada uno fue por sus dos hijos que murieron en Malvinas. Fue un impacto increíble de esta señora que 32 años después de la guerra recuerda de esta forma a sus hijos, y a través del Bastón de mando, reafirma la democracia que tenemos”.

“El Bastón hoy es una excusa para que estemos todos juntos en la causa democrática, porque en esa empuñadura chiquitita cabe la democracia entera, la democracia que queremos 44 millones de argentinos. Así que con esos puntitos que son casi invisibles, que son las huellas que han dejado todas las personas que trabajaron, podríamos leer todas esas historias de deseos, de expectativas y de sueños”.

Consultado sobre el costo del trabajo, Pallarols comentó “cuando yo propuse hacer este Bastón argentino, tuve mucha oposición de parte del gobierno de aquel entonces que me pedía hacer un bastón de tipo europeo. Yo lo quería donar porque al no cobrarlo, me sentía más libre para trabajar y para hacerlo como yo quería. Pero me dijeron que no lo podía donar porque existían trámites de donación que requerían trabajos de escribanos, por lo cual no podíamos llegar a tiempo para el 10 de diciembre. Entonces hice una factura por $1, y lo tuvieron que aceptar. A partir de allí quedó como una tradición en la que cada vez que hago el Bastón, hago la factura”.

baston