“No tenemos un Código Penal, tenemos un conjunto de leyes absolutamente inorgánico”

Lo dijo el director ejecutivo de la Asociación de Pensamiento Penal, Mario Juliano, ante una consulta de Radio Universidad. El organismo que representa es una ONG que hace diez años promueve un espacio de reflexión sobre el estado jurídico del país.
Fue invitado por el Poder Judicial de Formosa para iniciar el debate del anteproyecto de reforma en nuestra provincia. Luego de una conferencia de casi cuatro horas, dialogó con la emisora universitaria. La provincia de Formosa, desde este lunes, se sumó al debate y análisis del anteproyecto de Reforma del Código Penal que pretende incorporar, antes de su tratamiento en el Congreso, el aporte que resulten de los foros en todo el país. Desde la semana pasada, por ejemplo, ese texto fue puesto a consideración del mundo académico, donde las Facultades de Derecho de las universidades argentinas evaluarán y sentarán postura sobre el borrador que fuera elaborado por una comisión redactora de notables, de signo y extracción político diversos.

Con ese marco, el arribo a Formosa de la Asociación de Pensamiento Penal (APP), una ONG que promueve la discusión y reflexión sobre el Estado de Derecho en el país, fue el puntapié inicial para que jueces, abogados, estudiantes de derecho y funcionarios judiciales de Formosa participen y dejen sus impresiones sobre la propuesta.

El Colegio de Magistrados del Poder Judicial fue el escenario para que los doctores Mario Juliano y Adrián Martín, ambos referentes de primera línea de la APP, expusieran sobre los puntos más sobresalientes del anteproyecto. Antes, el organismo penal presentó formal y oficialmente el borrador del nuevo Código en la Universidad Nacional de Formosa, donde además firmaron un convenio de cooperación conjunta con el rector de la casa de estudios, el ingeniero Martín René Romano.

Más tarde, en la disertación pautada, y luego de un intercambio de cuatro horas entre los conferencistas invitados y los expositores locales, que incluyó un feedback con los asistentes que colmaron la sala de reunión del Colegio de Magistrados, Radio Universidad dialogó con el doctor Mario Juliano, quien además es Juez del Tribunal Oral de Necochea, provincia de Buenos Aires.

─¿Cuál es la razón de ser de la Asociación de Pensamiento Penal?

─La APP es una ONG que existe hace diez años y pretendemos cubrir un espacio crítico del fenómeno penal en general. Hemos aglutinado a jueces, fiscales, defensores, abogados y, muy especialmente, a jóvenes estudiantes de derecho. El propósito es reafirmar algunos principios de los valores de la convivencia democrática, el de una sociedad inclusiva, donde tengamos verdadero imperio del Estado de derecho, y fundamentalmente el respeto por los derechos humanos. Estos son los grandes denominadores que nos movilizan.

─¿Cómo le explicaría al arquitecto, al médico, a quien no terminó la secundaria o al ama de casa las razones de la existencia de un anteproyecto de Reforma del Código Penal?

─Lo primero que hay que explicarle al ciudadano que no es abogado que el Código Penal es una ley que nos concierne a todos, que hace al modelo de sociedad en el cual queremos vivir, y qué tipo de sociedad proyectamos. Hoy el debate sobre la cuestión penal está instalado en la sociedad; no hay necesidad de ser abogado para tener una idea acerca de los sistemas de penas, de los tipos de delitos que existen, y a los tipos de delitos a los cuales tenemos que llegar. De esto se trata el debate del anteproyecto. Esta iniciativa viene a resolver lo que ha desaparecido en nuestro país que es el Código Penal. Actualmente no tenemos Código Penal; tenemos un conjunto de leyes absolutamente inorgánico que responde de un modo caprichoso y selectivo frente a los conflictos. Lo que pretendemos impulsar es justamente una ley penal única que se oriente hacia a otro tipo de criminalidad, a la criminalidad compleja. Y que los conflictos callejeros, que importan y que interesan a la gente, tengan algún tipo de resolución más eficaz, más rápida y más satisfactoria, fundamentalmente para las víctimas.

─Desde los medios se alzan varias voces en contra de la reforma del Código Penal. Y muchas de esas voces advierten que con la nueva norma habrá más flexibilidad en las penas, se anulará la reincidencia de hechos criminales o que desaparecerán determinados delitos…

─Evidentemente hay sectores políticos que han tomado el anteproyecto del Código como un caballito de batalla electoral para obtener un rédito de un modo muy irresponsable. Demuestran claramente no haber leído el anteproyecto, y no estar a la altura de la responsabilidad que les cabe. Tienen todo el derecho de estar en contra, pero que a su vez digan cuál es la alternativa, y qué es lo que pretenden. Si lo que quieren es tener preso a todas las personas que cometen delito, como parecería insinuarse, esto es inviable, es imposible, no existe ninguna sociedad que lo haga de esta manera.

─Los detractores a la reforma también señalan que el actual Código Penal, así como está, es suficiente, sólo que la Justicia debe aplicarlo, cumplirlo…

─No, yo realmente creo que el Código actual no está dando respuesta al tipo de conflictividad que tenemos. No está dando una respuesta adecuada. Tiene incongruencias que son insostenibles: los delitos contra la propiedad son más gravemente sancionados que los delitos contra la vida; los delitos comunes muy graves son sancionados más gravemente que los delitos de lesa humanidad, que el delito de genocidio. Esto sucede en la República Argentina hoy, y creo que no puede ser justificado. Esto indica la necesidad de reformar el Código, e insisto que hay que dar respuesta al delito callejero, al delito contra la propiedad, pero tenemos que tratar de reorientar la persecución a otro tipo de criminalidad, esa que no llega al sistema, que es el delito de cuello blanco, el delito del poder. Esto me parece que nos debemos plantear en una sociedad moderna.

─El borrador pasó ahora a los círculos académicos, para que lo analicen las universidades. Pero el sector de la sociedad que no pertenece al mundo del derecho, ¿va a poder acceder o tendrá chances de participar para discutir su punto de vista sobre la reforma, sus opiniones van a ser tenidos en cuenta?

─Necesaria e imprescindiblemente tiene que ser sacado del ámbito académico. Hay que discutirlo en las esquinas, en las plazas, en los sindicatos, en los clubes de barrios, hay que ir a discutirlo con los vecinos. Hay que ir a explicarles lo que dice el Código, y que los vecinos también digan qué les parece, que digan si están bien sancionados los delitos de robo o no, y explicarles cómo y de qué modo están sancionados otros tipos delitos, y cuáles son los nuevos delitos que se incluyen. Hablando nos vamos a entender. Yo estoy absolutamente seguro que con la ciudadanía es factible mantener un diálogo responsable, constructivo. Además, si estamos tratando leyes tan importantes y no creemos en la ciudadanía estamos absolutamente perdidos y sin rumbo, entonces estaremos hablando de una elite y de una aristocracia en la Justicia, y esto no es viable en una sociedad democrática.

─Sergio Massa insiste en que se plebiscite la decisión de si se reforma o no el Código Penal, ¿qué opina usted?

─No, esto no es viable; la Constitución Nacional lo excluye de modo expreso, es decir, la ley penal no puede formar parte del plebiscito justamente para no ser sometido a las pasiones y que no sea una cuestión electoral; hay que debatirlo pero no plebiscitarlo, la Constitución lo prohíbe lisa y llanamente.

─Massa será candidato a presidente en 2015. Llama la atención que no lo sepa…

─Se recibió hace poco de abogado. Hace pocos meses. Parece que le ha quedado alguna materia colgada.

Sergio Guzmán Radio Universidad Nacional de Formosa