Martín Gill: “Soy un político con perfil académico”

Fue secretario de Políticas Universitarias de la Nación y presidente del CIN. Es diputado nacional por el FPV y el domingo 2 de agosto se impuso en las urnas como intendente de Villa María. Vino a Formosa a brindar una conferencia sobre el sistema universitario argentino. Antes, Radio Universidad tuvo un mano a mano con el legislador. Martín Gill tiene 42 años y ya puede exhibir una carrera en el terreno académico y político como si tuviera 80: es abogado, docente universitario, fue rector de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM) en 2007 y reelecto en 2011. Asumió al año siguiente como Secretario de Políticas Universitarias de la Nación, y fue elegido por sus colegas como presidente del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN). De este modo, es un hombre que desde la Universidad se ganó un lugar en la arena política. Y va en ascenso: es diputado nacional por el FPV y fue electo hace cuatro días como intendente de su ciudad natal, Villa María, a 150 kilómetros al sudeste de la capital cordobesa. Se impuso con casi el 50 por ciento de los votos, y dejó muy lejos a sus rivales, sobre todo al candidato del delasotismo Juan Carlos González, que se alzó con poco más del 4 por ciento. El miércoles 5 arribó a Formosa para brindar una conferencia magistral sobre “Política Universitaria” junto con el también diputado nacional por Santa Fe, Eduardo Seminara. Pero antes de cumplir con ese compromiso, Radio Universidad tuvo un mano a mano con el legislador. Antes, un dato para destacar: Martín Gill tiene una ventaja adicional sobre otros candidatos, además de su calidad intelectual. Su carisma: tiene una sonrisa invencible, es seguro en sus argumentaciones y, lejos de ser una pose, luce, en persona, exactamente como en los afiches de campaña. Así, en el quinto piso de un hotel céntrico de la ciudad, con grandes ventanales que ofrecen una vista panorámica de la  Costanera y del río Paraguay, Gill recibió a la emisora universitaria. Siempre relajado, y calzado en un impecable traje azul oscuro sin corbata, inició el diálogo. —Si no me equivoco, esta no es la primera vez que viene a Formosa —Así es, efectivamente. Ya vamos por la cuarta. —imagino que ya hizo muchos amigos aquí… —Sí, por supuesto. Y Martín Romano (rector de la UNaF) es uno de ellos. Estuvimos charlando esta mañana un rato con él y con el Ministro de Educación (de la provincia Alberto Zorrilla). Estamos comunicados habitualmente. Incluso el último fin de semana en ocasión de la elección mía como Intendente de Villa María, Martín me llamó para felicitarme. Siempre estamos en contacto. —Su crecimiento político es innegable, pero también tiene una trayectoria académica impecable. ¿Cómo conviven esas dos facetas suyas, cómo se ve a usted mismo? —En realidad tengo desde muy joven una profunda militancia social. Esa militancia social me hizo llegar a distintos espacios. Pero he tratado de cumplir mis funciones con una enorme vocación pública, y esa vocación pública la he llevado adelante en el gobierno municipal, como rector de la UNVM, que para mí fue un orgullo, la he llevado adelante como presidente del CIN en varios periodos, y, por supuesto, cuando la Presidenta de la Nación me convocó para ser secretario de Políticas Universitarias. Luego diputado de la Nación, presidiendo la Comisión de Ciencia y Tecnología. Por lo tanto, soy un político con un perfil académico. —¿Cuánto influye la cultura académica en el ejercicio práctico de un político?  —Mucho. Mi experiencia como rector hoy me permite tener una mirada diferente, porque he tenido la posibilidad de conducir una institución pública sin formar parte directamente del gobierno, del municipio. Y esto me posibilita ver las cosas con una mirada mucho más amplia, mucho más completa. Por lo tanto para mí ha sido un enorme aprendizaje, que ahora desde la función pública trataré de poner en marcha todos los días. —Sobre la ponencia que hoy estará a su cargo, ¿qué aspectos de la política universitaria va a resaltar? —Nosotros vamos a hablar sobre cuál ha sido la política educativa en general y la universitaria en particular, y cómo esto impacta en generar oportunidades y proyectos de vida, desarrollo nacional, vinculación con el trabajo, con la industria, cuál es el modelo que tiene el sistema universitario vinculado a un modelo de país, y como se ha construido esto en la historia argentina. Y cómo tenemos que mirarlo hacia adelante. Creo que la huella que se ha abierto en estos 12 años va a interpelar muy fuerte a los próximos candidatos y al próximo Presidente. La política universitaria ha sido distintiva de esta gestión de gobierno como nunca antes había sucedido. —En cuanto a su provincia, hace un mes el candidato de De La Sota, Juan Schiaretti, se imponía cómodamente en las elecciones para gobernador. Y el FPV quedaba tercero con el 17 o el 18 por ciento. Sin embargo, este domingo el FPV, con usted como candidato a intendente, ganó con casi el 50 por ciento en las urnas, dejando lejos a sus rivales, y en particular al delasotismo. ¿Qué lectura hace? —Hace un mes nuestra propuesta electoral en Córdoba perdía. Sin embargo, hemos venido creciendo progresivamente. Partimos con un 6 por ciento como FPV, cuando todavía estaba Néstor. Luego con el 8 por ciento, y la mejor elección fue del 16 por ciento cuando junto con Carolina Scotto ingresamos a la Cámara de Diputados de la Nación. Ahora estuvimos en un 18 por ciento. Y estamos seguros que en los comicios del próximo domingo Daniel Scioli hará una elección todavía mejor. Estamos en un proceso de consolidación y crecimiento en un contexto difícil, porque Córdoba es el único distrito donde el partido justicialista, que es la columna vertebral del FPV, ha permanecido al margen del PJ nacional. —¿Y en el escenario nacional, cómo cree que será el desenlace electoral del próximo domingo? —Estamos convencidos que Daniel Scioli va a estar ganando de manera contundente, superando o muy cerca de los 40 puntos. Esto nos va a permitir en la elección de octubre ganar en primera vuelta. La disyuntiva en la Argentina es Macri o Scioli, y en esa disyuntiva hay dos modelos de país: volver a los noventa y volver a una concepción de la política que no compartimos, o profundizar los grandes lineamientos de la política de gobierno de Néstor y Cristina, cambiando lo que haya que cambiar. Y yendo por lo que todavía hace falta, porque en el país, en Formosa, Córdoba, y otras localidades, todavía falta mucho. Pero no nos cabe la menor duda que el camino para alcanzar esos objetivos es el que transitamos. —Cuál fue su reacción cuando conoció la denuncia de uno de los medios monopólicos a Aníbal Fernández, que lo vinculan con la mafia de la efedrina y con el triple crimen de General Rodríguez —Es muy llamativo que esto ocurra a días de las elecciones. La Argentina ha avanzado mucho, ha madurado mucho. Y a veces se notan tanto los operativos. Son tan groseros. Y fundamentalmente (Jorge) Lanata ha hecho una catarata de denuncias cada vez más endebles, cada vez más frágiles, y con la complicidad de actores políticos que le han aportado tan poco a la Argentina, que se disfrazan de un misticismo rayano al ridículo. Es muy llamativo y tan burdo como hacerlo en la casa de una precandidata a Presidente. Me parece que esto va a caer por su propio peso. Y se va a caer el próximo domingo cundo tanto Aníbal como Julián Domínguez triunfen ampliamente en la provincia de Buenos Aires y contribuyan al resultado final de Daniel Scioli como presidente. —¿Qué es ser un buen político para usted… el que tiene los discursos y las ideas más claras, el que se mete en el barro y hace, el que gana elecciones, o el que iza banderas de honestidad y probidad aunque no triunfe en las urnas? —Un buen político es el que tiene la capacidad para transformar la realidad, y transformar la realidad en derechos y oportunidad. La historia argentina esta llenos de improvisados de la política que nos vendieron como un gran producto. La campaña de (Fernando) De La Rúa por toda la Argentina decía “El hombre”, como si fuera un salvador, y luego vimos derrumbarse una figura, y junto con él se derrumbó el país. La historia la han escrito  grandes hombres que generaron una bisagra: como lo hizo Hipólito Yrigoyen, Perón, Eva y como lo volvieron hacer en la historia argentina Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner. Y creo que la característica en común de todos ellos es que su paso transformó las realidades y las transformó en derechos, en oportunidades, en generación de trabajo con procesos de industria y desendeudamiento, en un país distinto. Cuando alguien pasa por la historia y deja un país mejor y un país distinto creo tiene la posibilidad de llevarse el título de un gran político de la República Argentina. Los discursos, los posicionamientos, la capacidad para ganar una elección o no, son coyunturales. Lo importante es transformar la realidad como lo hizo Gildo (Insfrán) en Formosa, como lo hizo Néstor y lo hace Cristina todos los días en nuestro país. Lic. Sergio Guzmán Radio Universidad Nacional de Formosa.