La UNaF brindó recomendaciones por Día Mundial de la Hipertensión

La Universidad Nacional de Formosa (UNaF), desde el Centro de Promoción de la Salud Estudiantil “Dr. Ramón Carrillo”, recordó que cada 17 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Hipertensión con la finalidad de promover la concienciación y los esfuerzos para prevenir, diagnosticar y controlar la hipertensión arterial, condición que constituye el principal factor de riesgo para padecer enfermedades cardiovasculares.

“Se conmemora el Día Mundial de la Hipertensión con el objetivo de concientizar a la población y también trabajar en forma conjunta para buscar los métodos preventivos sobre cómo prevenir este tipo de enfermedad que, a su vez, causa grandes patologías, como insuficiencia renal y cardíaca, infartos agudos de miocardio y accidentes cerebrovasculares (ACV)”, explicó el coordinador del CPSE de la UNaF, Lic. Marcelo Arias,

Puntualizó que a nivel país “tenemos aproximadamente 18 millones de personas con hipertensión, solamente una cada tres personas tiene este tipo de problemas y de esas tres personas que tienen hipertensión una lo capta, es decir, una tiene este tipo de enfermedad y las otras todavía uno no lo saben”.

“Las personas por ahí no hacen un control rutinario periódico de su presión arterial por miedo a descubrir que es hipertensa, pero es lo mejor que pueden hacer”, aconsejó el profesional, marcando que “se deben que tener en cuenta muchos factores hereditarios y también de una vida diaria, como por ejemplo los factores de riesgo: una dieta con alto contenido sódico, no consumo de vegetales ni frutas, el sedentarismo, el tabaquismo, el alcohol y no realizar actividades deportivas o aeróbicas”.

Puso de relieve en ese sentido que “la Organización Mundial de la Salud (OMS) hace referencia a que un ser humano tiene consumir por día cinco gramos de sal, mientras que en Argentina está comprobado de que el más del 70% de la población consume el doble: casi 11 gramos por día del contenido sodio en sus comidas o durante el día en diferentes ingestas”.

“Como lo dijo el doctor Andrés Rosende, que es el coordinador del Programa de Enfermedades Crónicas a nivel del Ministerio de Salud de la Nación, los hospitales y centros de salud están predispuestos y a disposición de llamadas de urgencia para aquellas personas que tengan algún tipo de dolor de pecho o tengan alguna sensibilidad en alguna parte del cuerpo”, subrayó, instando a que acudan a los mismos porque “tienen un protocolo sanitario para la atención de este tipo de pacientes”.

A su vez, resaltó que “si el paciente está medicado debe hacer su consulta con el médico y utilizar el servicio de farmacias que realizan delivery hasta el domicilio, ya que la idea es que no salgan y que respeten el aislamiento social  obligatorio dispuesto por el presidente de la Nación, Dr. Alberto Fernández, ante la pandemia del COVID-19”.

“Es importante tener en cuenta esos ítems, ya que son las armas más importantes: tomar a diario la medicación, no salir de la casas, tener una dieta considerable a nivel de lo que se requiere de sodio por día y mantener los cuidados que fueron indicados por el médico de manera previa”, recomendó.

Niños hipertensos

En esa línea, el Lic. Arias alertó que “también tenemos que tener en cuenta que en la Argentina hay un 3,5% de población infantil con hipertensión, con lo cual no solamente es un problema de los adultos, sino también de los niños”, apuntando que ello “se debe a factores hereditarios y ambientales, en lo que más se hace referencia a la obesidad, al sobrepeso y a la mala alimentación”.

Es así que “la idea es concientizar a la población y hacerle entender que hay elementos, como hospitales y los centros de salud, que cuentan con profesionales para realizar la medición de la presión arterial y un control de la misma en manera periódica, de manera de hacer un mejor seguimiento”.

“No deben asustarse ante una situación en la que el paciente presenta una elevada presión arterial, ya que ello no significa que es hipertenso, sino que hay que controlar si continúa ese nivel de presión para considerarlo un paciente hipertenso”, pormenorizó.

Enfatizó finalmente que la hipertensión es “un flagelo que causa muchas muertes y no tiene edad”, por lo que reiteró la importancia de controlarse periódicamente y adoptar hábitos de vida saludables.