LA UNAF APORTÓ RECOMENDACIONES PARA UN EMPRENDIMIENTO DE TURISMO ECOLÓGICO

La Universidad Nacional de Formosa (UNaF), a través del Laboratorio de Ordenación de Montes (LOM), formuló recomendaciones, a partir de relevamientos y estudios, para la viabilidad de un emprendimiento de turismo ecológico, en el marco de la política fijada por el rector, el ingeniero Martín Romano, de vinculación y servicios en la comunidad de la cual forma parte.
El empresario local Gabriel Alejandro D’Ambra concurrió a la citada área universitaria, ubicada en la avenida Gutnisky al 3.200, en el edificio de la Facultad de Recursos Naturales, para solicitar información y asesoramiento sobre la posibilidad de desarrollar el turismo ecológico en su finca ubicada en el margen de un riacho.
El ingeniero forestal José E. Medina, coordinador de Áreas del Laboratorio de Ordenación de Montes, afirmó que el pedido del emprendedor fue respondido “por cuanto resulta imprescindible que esta casa de altos intervenga con sus conocimientos tanto en la resolución de problemáticas concretas como en la atención de situaciones reales que planteen los distintos sectores de la comunidad”.
Turismo ecológico
Precisó Medina que en 1981 se empezó a usar la expresión de “turismo ecológico” para designar a las modalidades de turismo concebido como una herramienta de conservación, a partir de 1983 esta expresión se acorto dando lugar al término “ecoturismo”.
Acotó el profesional que el ecoturismo tiene como principal objetivo la recreación del visitante, a través del disfrute de la belleza paisajística o escénica de un área natural, pero al mismo tiempo es muy importante que ésta experiencia involucre una acción de educación y concientización sobre el valor de tener una actitud de respeto hacia la naturaleza y las culturas que interactúan en ella.
El resultado esperado con esta modalidad es la de generar ingresos para garantizar la protección y consolidación de la belleza escénica, y un beneficio económico para el propietario, a modo de compensación por permitir compartir con otras personas ese atractivo natural, apuntó.
Aclaró Medina que el ecoturismo sostenible debe basarse en planes de manejo que minimicen los impactos negativos al medio ambiente, a través de modelos de gestión forestal que tenga en cuenta la capacidad de carga turística y el monitoreo periódicos.
Tareas en el predio
Más adelante, informó que en respuesta a lo solicitado por el emprendedor D’Ambra, recorrió el predio rural a fin de georeferenciar el perímetro del mismo, con el objetivo de recolectar información general referente a las formaciones vegetales, las zonas ambientalmente vulnerables y las zonas degradadas.
Posteriormente detalló el citado profesional la necesidad de delinear un plan de ordenación con fines recreativos.
Entre las medidas a llevar adelante citó la ejecución de un inventario que aborde la descripción y clasificación general del paisaje; la realización de una cartografía de las diferentes unidades ecológico-paisajísticas, para planificar adecuadamente las actividades y los servicios.
También apuntó la necesidad de analizar el impacto que el ecoturismo puede ocasionar en el paisaje. “En la ordenación ambiental de recurso forestal este último aspecto resulta de gran importancia, porque es frecuente que la explotación de un recurso ambiental acabe con el recurso que se intenta aprovechar”, dijo Medina.
Además refirió que “una zonificación de los usos permite ver la compatibilidad entre el uso público que se le quiere dar y la conservación del bosque, que en caso de encontrar alguna inconsistencia ambiental, ésta se puede corregir mediante la localización estratégica de ciertas infraestructuras que sean atractivas para el usuario y estén alejadas de las zonas ambientalmente vulnerables”.
“Carga turística”
Otro de los aspectos relevantes, dijo, es el cálculo la “Capacidad de Carga Turística”, la cual se refiere al nivel máximo de visitantes y de infraestructura que un área puede soportar, sin que se provoquen efectos que deterioren los recursos naturales o que disminuya el grado de satisfacción del visitante.
“La capacidad de carga turística está condicionada por dos aspectos, el espacial que se refiere al tamaño y características del área donde se desarrollará la actividad turística, y el temporal que se refiere al período o época del año en donde el área turística está sometida a una mayor inestabilidad ambiental (por ejemplo lluvias). Por ese motivo es indispensable la elaboración de un calendario de uso, que incluya los valores de carga más adecuada para no poner en peligro los recursos renovables a conservar”, consideró.
“A modo de conclusión, se puede decir que en la planificación del ecoturismo es muy importante determinar la Capacidad de Carga Turística (CCT) sustentable, para que los turistas o visitantes que recibe un área, ecosistema o paisaje no lleguen al punto de ocasionar su declinación irreversible e inaceptable”, resaltó Medina y agregó que los informes fueron puestos a disposición del emprendedor para el desarrollo del plan de turismo ecológico en su predio.