Graduado de la UNaF escribió un libro sobre enfoques psicopedagógicos

El Psgo. Alexander Bobadilla, egresado de la Facultad de Humanidades (FH) de la Universidad Nacional de Formosa (UNaF), escribió un libro desde una nueva perspectiva psicopedagógica.

Según comentó a la Señal Audiovisual Universitaria, “acabo de recibir mi certificado analítico, después de varios años de formación en esta casa de estudios, donde también hice las prácticas. Me llevo una enorme satisfacción de haber atravesado ese ciclo formativo, que es muy importante para un profesional de la educación, y por haber aprendido de quienes hoy son colegas, pero han sido formadores”.

“Todo ello teniendo en cuenta el contexto que se presenta debido a la pandemia. Los psicopedagogos estamos al tanto y estamos trabajando, cada uno desde nuestra modalidad, a la par de los docentes que están haciendo un gran trabajo. Hay muchos otros profesionales auxiliares pedagógicos que están cumpliendo un rol fundamental en esto”.

El profesional continuó resaltando que “es una situación inaudita, y hace tiempo no existía este desafío de poder implementar estrategias pedagógicas, adaptarlas a las nuevas necesidades y amalgamarlas a las nuevas tecnologías, a las que hemos tenido que recurrir al no poder asistir a los salones de clases. Los docentes y el sistema educativo han tenido que adaptarse a este desafío que nos pone a prueba a todos”.

El Psgo. Bobadilla explicó que ha escrito un libro, que “he estado gestando en mi etapa de formación, que va a ser presentado por la Editorial de la UNaF (EdUNaF). Está pensado para los formadores de formadores, es decir de cómo los formadores de nuevos profesionales en el campo de la educación especialmente, tienen que empezar a tomar la teoría psicogenética y adaptarla a estos nuevos tiempos”.

Por último, señaló que “la idea es aportar una nueva mirada acerca de la formación de formadores en contextos universitarios, terciarios, en institutos de formación de profesorados, entre otros. Y quiero que, desde el enfoque psicopedagógico, los nuevos formadores y educadores puedan tener nuevas herramientas que les permitan pensar su práctica”.