ESTUDIANTE WICHÍ SE RECIBIÓ DE PROFESOR DE MATEMÁTICAS EN LA UNAF

Emilio Fernández es un joven de 27 años, de la etnia wichí, que se acaba de recibir de profesor en Matemáticas en la Universidad Nacional de Formosa (UNaF).

Su pueblo natal es Lote 8, una comunidad situada en el Departamento Ramón Lista, ubicada a casi 600 kilómetros a la ciudad capital. En el 2005 ingresó a la casa de altos estudios: “Fue el encuentro con una sociedad diferente”, describió.

“Me gustaban las matemáticas por vocación… me resultaban sencillas, en comparación con materias como Historia u otras parecidas”, comenzó diciendo al relatar sus días en la Escuela Secundaria N° 34 de la modalidad de Educación Intercultural Bilingüe (EIB).

“Tuve un profesor de Matemáticas que estimulaba mucho este gusto que yo tenía por las Ciencias Exactas, por su forma de explicar. Así que gran parte de mi interés por las Matemáticas tiene que ver con los profesores que he tenido”, comentó Fernández.

Relató que “cuando todavía estaba en el Secundario, quería entrar a alguna fuerza de seguridad. Hablando con mis amigos, nos preguntábamos qué íbamos a hacer cuando termináramos la escuela, y uno de los chicos nos contó que su hermano estaba estudiando en Formosa Capital. Al escuchar eso, me dije que sería bueno informarme un poco y así les preguntamos a los docentes de nuestra comunidad, ya que la mayoría de ellos son egresados de la UNaF. Un profesor que se llamaba Adolfo Criztaldo nos explicó y nos ayudó a entender cómo era la vida en la Universidad”.

Fernández contó que un año antes de elegir mudarse a Formosa, había decidido que iba a estudiar Matemáticas. “No pensé en ser profesor, elegí (la carrera) por fascinación a las Matemáticas”, aclaró.

El paso siguiente fue gestionar un apoyo económico ante el diputado provincial (PJ) Roberto Vizcaíno, que les consiguió las becas a Fernández y otros chicos originarios y criollos.

“Vinimos a Formosa y el cambio fue muy grande… el desarraigo. Es el encuentro con una sociedad tan distinta –indicó-. Se me generaban pensamientos extraños o preconceptos y la forma de cambiar esto era relacionándome con personas distintas a mi forma de pensar y conocer las normas culturales que sostienen para poder adaptarme al nuevo contexto”.

Entendió que “es un proceso que requiere adaptarse a lo distinto. Es muy distinta la vida universitaria… por ejemplo, en la escuela secundaria parecería que un 70 por ciento de la responsabilidad dependía del profesor y la otra parte de mí. Ahora, un 80 por ciento recae en mi persona”.

Consultado sobre si retornará al Lote 8 para ejercer su profesión, contestó: “Por ahora siento que quiero seguir formándome y luego volveré  a mi comunidad. Porque cuando pienso cuál es la mejor manera de ayudar, me doy cuenta de que es capacitándome y llevando otros tipos de conocimientos”, confesando que le gustaría cursar la Licenciatura en Matemáticas.

Por lo pronto, el año pasado se desempeñó como docente suplente en la Escuela Normal “República del Paraguay” de Formosa y, desde el 2009, trabaja en el Equipo de EIB del Ministerio de Cultura y Educación.

Respeto a las comunidades

Por otra parte, Fernández hizo notar que “la provincia de Formosa está trabajando por las comunidades originarias. Si bien eso no quita que falten más cosas por hacer, creo que se está intentando que mucha gente vaya, por ejemplo, a trabajar a los pueblos, lo cual es bueno”.

“Los que van tienen que pensar que están haciendo un aporte grande a la comunidad –señaló-. Sus trabajos son muy valiosos para el desarrollo del pueblo… deben pensar en cómo hacer para que los jóvenes ejerzan sus proyectos personales, los pueblos necesitan eso. No les tiro la responsabilidad a los otros, yo también me incluyo; de hecho eso hago”.

De todas maneras, remarcó que “hay que fijarse qué es lo que realmente quieren las comunidades… a veces se trata de imponer y eso no sirve de nada. Hay que respetar la cultura y los modos de cada etnia. Por ejemplo, mi formación de profesor no está apuntada a la EIB y tendré que ver cómo trabajar con la pedagogía de educación intercultural bilingüe que les sirve a los pueblos”.

Finalmente, el flamante egresado le agradeció al rector de la UNaF, el ingeniero Martín Romano, “porque merced a él tenemos mucha vinculación con las demás autoridades de la Universidad”.

“Él manifiesta un vínculo bueno con los chicos originarios. Veo que quiere ayudar, siempre que puede de alguna forma, y nosotros aprovechamos la oportunidad que nos da, ya que venimos a estudiar a la UNaF; no a instalar pensamientos negativos. Sólo queremos estudiar… es nuestro derecho como jóvenes, más allá de ser indígenas”, finalizó.