EL 21 DE SEPTIEMBRE, “DÍA INTERNACIONAL DE LA PAZ”

Bandera de la Paz

Se promulgó de hecho, con su publicación en el Boletín Oficial, la Ley 26.819 que declara al 21 de septiembre de cada año como “Día Internacional de la Paz”, sancionada por el Congreso Nacional el 28 de noviembre del año pasado.

La declaración del “Día Internacional de la Paz” es en adhesión a las Resoluciones 36/67 y 55/282 de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU).

Se autoriza a izar la Bandera de la Paz, que como anexo se adjunta a la presente ley, en los edificios públicos pertenecientes a los tres Poderes del Estado nacional, de las provincias y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y en los establecimientos escolares públicos y privados de todo el territorio nacional.

En tanto, las Universidades nacionales y las escuelas, de gestión pública o privada, de cualquier nivel educativo, procurarán incorporar la temática de promoción de la paz en su quehacer docente, así como realizar actividades destinadas a conmemorar el “Día Internacional de la Paz” cada 21 de septiembre.

Se invitó a las provincias y a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a adherir a la presente ley.

Bandera de la Paz

La Bandera tiene tres esferas de color magenta que forman un triángulo y están rodeadas a su vez por un círculo –también color magenta-, todo sobre fondo blanco. Fue diseñada por el artista Nicolás Roerich y adoptada por todos los países de América en 1936.

Según puntualiza el Comité Internacional de la Bandera de la Paz (dependiente de la ONU), el símbolo ya era usado en el período paleolítico y en la cerámica del neolítico. “En la India, se le conoce como el Chintamani, al cual se le concede el poder de otorgar la felicidad a través de la paz –afirma-. En la cultura tibetana, es conocido como el disolvedor de la oscuridad (…) Los Cruzados lo llevaban en sus escudos” y también estaba dibujado en el “Misal del Santo Sepulcro” del año 1130 y fue usado por muchos Papas en sus blasones.

El símbolo de las tres esferas en triángulo rodeadas por un círculo, agrega el Comité, “aparece en casi todas las culturas y religiones, y es respetado por todas ellas (…) Así, cumple su vocación de lograr la unidad en la diversidad, realidad que debemos ir construyendo en todos los ámbitos de nuestra vida si queremos alcanzar una paz estable”.