“CONVOCAMOS A TODOS A ALZAR LA VOZ CONTRA LA VIOLENCIA HACIA LA MUJER”

Al aludir al “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer”, que se celebra anualmente cada 25 de noviembre, desde el Instituto de Género (IGUNF) de la Universidad Nacional de Formosa (UNaF) se coincidió con el llamamiento realizado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que indica: “Convocamos a los hombres y niños a que alcen la voz contra la violencia, la denuncien y la detengan”. “La violencia contra las mujeres es una violación de los derechos humanos y un importante obstáculo para el progreso de las mujeres en todos los ámbitos de la vida”, remarcó la profesora Lilian Bistolfi, coordinadora del IGUNF, haciendo notar que la mencionada fecha saca a la luz y logra instalar en la agenda pública el tema como “uno de los flagelos que deben ser eliminados y erradicados de la vida de las mujeres y la humanidad”. Puso de relieve que la problemática “debilita la salud de las mujeres, sus expectativas de educación, trabajo productivo y la capacidad de participar como miembros de pleno derecho en sus sociedades, y es una de las pandemias que más afectan a la población mundial”. “La ONU Mujer ha facilitado datos que visibilizan cuál es la realidad –destacó Bistolfi-. Una de cada tres mujeres ha sufrido violencia física o sexual, principalmente de parte de un compañero sentimental. Cerca de 120 millones de niñas han sufrido el coito u otros actos sexuales forzados en algún momento de sus vidas. Tan sólo en 29 países, 133 millones de mujeres y niñas se han visto sometidas a la mutilación genital femenina”. Agregó: “Más de 700 millones de mujeres que viven actualmente se casaron siendo niñas. Y prácticamente la totalidad de las 4,5 millones de víctimas estimadas de la explotación sexual forzada son mujeres y niñas”. Subrayó la coordinadora del IGUNF de la UNaF que “las cifras son claras: reflejan que la violencia está muy generalizada y que adopta muchas formas”. Cambio de paradigma En ese sentido, insistió en la necesidad de concretar “un cambio de paradigma para reconocer a las personas como sujetos de derechos, lo cual exige a los ciudadanos ejercitar obligaciones y derechos y eso conlleva a respetar a la otra, al otro sexo biológico, a la otra persona que es parte del Universo como ser humano”. “En esa tarea impulsar y acelerar las decisiones, especialmente la de los hombres, coincidimos con el llamamiento realizado por la ONU Mujer, en la persona de su directora, que indica: ‘Convocamos a los hombres y niños a que alcen la voz contra la violencia, la denuncien y la detengan. Los hombres dirigentes, incluidos los líderes religiosos y tradicionales, deben allanar el camino. Tienen que respaldar los esfuerzos para poner fin a la impunidad y asegurar la justicia para las sobrevivientes’”. Para finalizar, la profesora Bistolfi exhortó a lograr “un real cambio cultural traducido en el efectivo ejercicio de hacer realidad un mundo sin violencia”. Historia En República Dominicana se registró el asesinato de las tres hermanas Mirabal, hecho que tuvo lugar el 25 de noviembre de 1960, por órdenes del dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo. En 1981 se celebró en Bogotá, Colombia, el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, donde se decidió marcar el 25 de noviembre como el “Día Internacional de No Violencia contra las Mujeres”, recordando el asesinato de las hermanas Mirabal. En 1993, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, en la que se definió la “violencia contra la mujer” como todo acto de violencia basado en el género que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas, la coerción o la prohibición arbitraria de la libertad, ya sea que ocurra en la vida pública o en la vida privada. En dicha Asamblea se reconoció que era necesaria “una clara declaración de los derechos que se deben aplicar para asegurar la eliminación de toda violencia contra la mujer en todas sus formas, y un compromiso de los Estados y de la comunidad internacional en general para eliminar la violencia contra la mujer”. El 17 de diciembre de 1999, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 25 de noviembre como el “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer” e invitó a Gobiernos, organizaciones internacionales y organizaciones no gubernamentales a organizar actividades dirigidas a sensibilizar al público respecto del problema en este día como una celebración internacional.