CALIFICAN AL AGUA COMO “UN BIEN PÚBLICO CON EL MÁS ALTO VALOR SOCIAL”

“Este Día Mundial del Agua pone en la vidriera de nuestra atención temas sobre los que se han regado ríos de tinta, pero sobre los cuales nos cuesta percibir avances significativos.

Y es desde lo transitado como docente en Ingeniería Sanitaria y Medioambiente (FRN-UNaF) y director de un Centro de Investigación en Gestión Sostenible del ciclo urbano del agua (CEGELAH/FCYT-UADER, Entre Ríos), quiero contribuir a dicha reflexión y sensibilización”, destacó el MSc. arquitecto Mario Nudelman.

El “Día Mundial del Agua” fue propuesto en la Conferencia de las Naciones Unidas Para el Medio Ambiente y el Desarrollo efectuada en Río de Janeiro, Brasil, del 3 al 14 junio de 1992. Después de la misma, la Asamblea General de las ONU adoptó el 22 de diciembre de 1992 la Resolución que declaró el 22 de marzo de cada año como “Día Mundial del Agua”, con el objetivo de que se ahorre el vital líquido en todo el mundo.

En tal sentido, el docente Nudelman, profesor adjunto de la Cátedra “Ingeniería Sanitaria y Medioambiente” de la Facultad de Recursos Naturales de la UNaF y director del Centro Para la Gestión Local Sostenible del Agua y el Hábitat Humano, dependiente de la Facultad de Ciencia y Tecnología de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER), aludió a la importancia de implementar políticas activas por un ciclo urbano sostenible del agua, haciendo hincapié en un compromiso político y ciudadano con el bien común propio y de los ecosistemas.

“El agua en nuestro rico y próspero medio es un recurso común de todos los formoseños –resaltó-. Es un bien público con el más alto valor social: el de nuestra supervivencia y el de las formas de vida que nos permiten desarrollarnos como personas y sociedad. También se trata de un bien plausible de adquirir un valor económico, cuando llega a nuestras manos embotellada, cuando abrimos la canilla para lavarnos la cara o a la hora de incorporarlo en los procesos productivos de cualquier índole”.

Sin embargo, hizo notar que “carece de la relevancia operativa a la hora de la asignación de prioridad en el diseño y ejecución de las políticas públicas provinciales y locales. Podríamos decir que si bien las mismas no lo ignoran de plano, simulan un ‘colador’ que deja escapar el agua por muchas partes”.

Ejemplificó lo enunciado mencionando que “los servicios locales de agua y saneamiento cuentan con información escasa, atomizada, discontinua y obsoleta sobre la infraestructura disponible y las condiciones de servicio bajo las cuales se realiza el consumo de agua”.

“Valga lo mismo, pero en grado de mayor precariedad, para el saneamiento –agregó-. El dicho popular ‘nadie ama lo que no conoce’ nos presagia servicios inequitativos, de muy baja calidad para los usuarios y de espalda al medio natural que los provee como recurso y como servicio ambiental de depuración de contaminantes”.

A su vez, Nudelman hizo notar que “los servicios no cuentan con planes de contingencia y alerta temprana que en forma planificada aborden las situaciones de sequía con su consecuente impacto sobre la provisión de agua urbana y rural. Podríamos decir que se está jugando con el agua a un perverso ‘gallito ciego’”, mientras que “los vertidos de aguas residuales se realizan sin un monitoreo mínimo de las condiciones ambientales de los cursos receptores, desconociéndose también las condiciones particulares que deben reunir dichos cursos receptores para preservar formas de vida fundamentales dentro de los diversos ecosistemas de la provincia”.

Significó que “en vez de encomendar a especialistas en dicho campo de las obras de construcción un bien tan preciado para la salud, el ambiente y la economía, lo confiamos a una especie de lotería donde esperamos el premio de un recurso humano capacitado y debidamente controlado en la ejecución de obras. Y todos sabemos cómo funcionan las loterías”.

Acciones

“¿Qué estamos haciendo al respecto?”, preguntó el docente de la UNaF, añadiendo que “funcionarios, gerentes, técnicos, profesionales, investigadores y tecnólogos de este campo tenemos una grave responsabilidad en llenar de contenido programas y acciones de Gobierno que, libres de los efectos paralizantes de internismos y divisiones de partidos, promuevan políticas locales y provinciales de amplio consenso”.

A su vez, instó a la población como “ciudadanos, usuarios o socios de cooperativas de servicios a interesarnos sobre el tema e indagar sobre propuestas concretas (…) a los fines de que nos garanticen acciones que contribuyan a la sostenibilidad del ciclo del agua”.

Y para finalizar pidió: “Que nuestro medio natural, comparativamente rico en recursos hídricos, no nos engañe: el mejoramiento significativo de la eficiencia y equidad de los servicios nos garantizan la calidad de vida y desarrollo de nuestros habitantes. Y eso se logra con una gestión sostenible del ciclo del agua, basada en políticas proactivas, consenso social y compromiso cívico”.

“Durante mi carrera de docente e investigador pude ser testigo y humilde actor de esfuerzos provinciales, municipales y cooperativos honrosos, sinceros y concretos en este campo, que alientan la esperanza de un cambio mayor. Es cuestión de sumar voluntades y poner ideas, alianzas y recursos en acción”, concluyó el MSc. arquitecto Nudelman.