Autoridades electas de la Facultad de Humanidades asumirán sus cargos el 1º de septiembre

El Esp. José Luis Guillen y la Mgter. Carolina Nogueira, electos como decano y vicedecana, respectivamente, de la Facultad de Humanidades (FH) de la Universidad Nacional de Formosa (UNaF), asumirán sus cargos el 1º de septiembre próximo.

En ese sentido, el reelecto decano Guillen subrayó que “las elecciones se sustanciaron por resolución rectoral, notificándose a los consejeros que tienen mandato vigente. Se desarrollaron con total normalidad: fuimos elegidos con 12 de los 15 votos que componen el Consejo Directivo”.

De esta manera, “se dio cumplimiento a la resolución rectoral que convocó en tiempo y forma a esta elección”, esclareciendo que “no es cierto que se necesiten 45 días para convocar a una elección de decanos; se trata de una sesión especial y para las mismas no existen plazos preestablecidos ni antecedentes sobre los días de la convocatoria”.

Además, hizo notar que “el contexto sanitario actual ha generado una situación muy particular”, recordando que “el 19 de marzo hemos salido del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) en la ciudad capital, que no se sabía cuánto podía durar, ya que los casos de COVID-19 van en aumento en nuestra provincia”.

“En este caso, el plazo para la convocatoria fue mucho más perentorio que en ocasiones anteriores, atendiendo a que el decano y el vicedecano deben ser electos en actos presenciales. La elección no puede realizarse por Zoom, porque el voto es secreto y unipersonal”, enfatizó.

Sumó asimismo que “en las sesiones especiales no se debaten proyectos, sino que se expresan fundamentaciones de por qué se postulan a determinados candidatos. No es una instancia de debate, sino de elección de autoridades”.

Por su parte, la Mgter. Nogueira, flamante vicedecana de Humanidades, significó que “el desafío que está requiriendo el esfuerzo de todos es la continuidad pedagógica y el acompañamiento a los estudiantes, los docentes y los no docentes porque se trata de una situación que tiene sus complejidades para llegar a todos con las nuevas herramientas que requieren estos procesos de enseñanza y gestión administrativa”.

“El desgranamiento de la matrícula es un problema histórico de las Universidades Nacionales –planteó-. Creo que en este momento nos encontramos con un doble desafío porque tenemos que tratar de retener a  la mayor cantidad de estudiantes posible, pero además contenerlos en la pandemia, lo que implica una confluencia de factores”.

“La Universidad busca que tengamos un pueblo educado, que nuestros jóvenes puedan tener un título de grado que les permitan enfrentar todos los desafíos del mundo actual en un nivel alto de competitividad. Ésa es nuestra preocupación, para que Formosa tenga un futuro mejor”, cerró.