Autoridades de la UNaF analizaron cuestiones académicas para garantizar la continuidad pedagógica

El rector de la Universidad Nacional de Formosa (UNaF), Prof. Esp. Augusto Parmetler, presidió una reunión con autoridades de la casa de estudios para analizar cuestiones académicas, a los fines de seguir garantizando la continuidad pedagógica en el marco del aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto para evitar la propagación del COVID-19.

Participaron los decanos de Humanidades, Esp. José Luis Guillen; de Recursos Naturales, Ing. Gustavo Rhiner; y de Ciencias de la Salud, Lic. Elisa Acosta; la secretaria general académica, Dra. Mónica Daldovo; el secretario general de Asuntos Estudiantiles y Extensión Universitaria, Psgo. Rafael Olmedo; la secretaria general de Gerencia y Desarrollo, CP. Norma Ramírez; el secretario de Asuntos Estudiantiles y Extensión Universitaria de la FAEN, Téc. Luis Scribano; y el director de Bienestar Estudiantil, Rodrigo Galarza.

«Estuvimos analizando esta compleja situación que estamos viviendo, la cual acarrea una serie de problemas académicos a resolver en nuestra Universidad», expuso la Dra. Daldovo.  

Tras remarcar que las clases se están dictando en forma virtual, apuntó que «hay bastantes alternativas para trabajar en ese tema y estamos haciéndolo en medio de la crisis para ver cómo resolver esta vertiginosa y dinámica situación que transitamos».

Refirió que «el pase de la presencialidad a la virtualidad es un recurso que tenemos para mantener la continuidad pedagógica en la Universidad», apuntando que «esto, en principio, trae aparejado una serie de cuestiones a resolver como por ejemplo reformular los contenidos disciplinares y metodológicos para que los equipos de cátedra reorganicen el trabajo y se pongan al frente para brindar a los alumnos herramientas y recursos que permitan esta continuidad pedagógica por la cual estamos bregando».

En ese sentido, marcó que «esto implica brindarles a los alumnos herramientas para que en medio de la crisis no se produzca ningún tipo de deserción, cuidando sobre todo la salud tanto de los estudiantes como de los docentes».

Consignó la Dra. Daldovo que la continuidad pedagógica «implica proseguir la vinculación entre los estudiantes y los docentes en los determinados espacios curriculares», lo que «hemos planteado trabajarlo por etapas, es decir, ante la crisis que fue muy rápida nuestro primer objetivo fue que todos los docentes utilizando la herramienta pedagógica que fuese más amigable para él o ella la utilicen, en principio: llámese WhatsApp, correo electrónico, Classroom, Facebook, etc., y que paulatinamente vayan migrando a la plataforma de educación a distancia de la UNaF».

«Ello significa ir migrando gradualmente e institucionalizando esos vínculos a través de la plataforma, lo cual implica tener ya en pantalla los trabajos, las clases, la cantidad de alumnos conectados, las veces que se conectan, entre otras cuestiones», detalló.

En esa línea subrayó que «eso da las posibilidades de ir monitoreando el proceso a todos y todas: alumnos, docentes, secretarios académicos, directores de carreras, los decanos y la secretaria general académica».

Fases

Pormenorizó la Dra. Daldovo que «en una primera fase nosotros queríamos y lo estamos logrando que todos los docentes abran esta ventana con la cual conectarse, ya sea por medios tecnológicos informales o formales y que en paralelo vayamos migrando. Lo hemos logrado. La mayoría de los docentes están conectados con sus alumnos a través de estas herramientas tecnológicas y estamos firmando una resolución donde estamos normatizando esto, teniendo en cuenta todas las disposiciones del Gobierno Nacional, tanto de educación como de salud, y teniendo en cuenta también las facultades que nos otorga el estatuto de la UNaF para poder adecuar el régimen de enseñanza ante catástrofes como la que estamos viviendo».

«En una segunda etapa el objetivo es tratar que la mayor cantidad de alumnos puedan sumarse a estas herramientas», puntualizó. 

«Sabemos que hay alumnos que no poseen conexión y que la crisis económica es fuerte, por lo que seguramente no van a tener para poder imprimir, así que también estamos previendo otros medios alternativos que no pueden conectarse, como dossiers o compendios bibliográficos con los trabajos prácticos incluidos y guías para que los estudiantes puedan tener otro recurso didáctico al cual acudir en este momento», finalizó.