ASEGURAN QUE LA PRODUCCIÓN PORCINA ES UNA ALTERNATIVA RENTABLE PARA MINIFUNDISTAS

La producción de cerdos constituye una alternativa rentable, por su bajo costo para producción y la tendencia al crecimiento del consumo de carne porcina, para los pequeños productores.
Así lo señaló el médico veterinario Antonio Palomo Yagüe, en una exposición destinada a alumnos y docentes de la Facultad de Recursos Naturales (FRN) de la Universidad Nacional de Formosa (UNaF), productores y público en general, realizada el miércoles 29 en esa unidad académica.
La jornada sobre “Actualización en Porcinos” fue organizada por el Centro de Docentes de la Universidad Nacional de Formosa (CEDUF) –gremio base de la Federación de Docentes Universitarios (FEDUN)- y el Centro de Estudiantes de la Facultad de Recursos.
Cabe señalar que Yagüe es licenciado de la Universidad Complutense de Madrid, doctor de la Universidad de Minnesota y máster por la Universidad de Holanda.
Alternativa
El doctor Yagüe dijo que actualmente en Argentina el consumo es de 10 kilos de carne porcina por persona, mientras que en países como España es de 67 o Alemania de 70 kilos por cada miembro de la población.
Sin embargo, remarcó que esa tendencia, pese a las características de la explotación ganadera del país, apunta a revertirse. “Es obvio que se avance hacia un mayor consumo de carne de cerdo no solamente en Argentina, sino en el mundo porque da ventajas tanto al productor como al consumidor”, destacó el especialista.
Beneficios
Puso de relieve que la producción de cerdos “es más barata que la ganadería, consume menos recursos naturales, brinda trabajo a mayor cantidad de personas y núcleos familiares numerosos pueden obtener rentabilidad suficiente para un nivel de vida muy razonable”.
En cuanto a las ventajas para los consumidores subrayó que la carne de cerdo tiene menos colesterol que la vacuna, nutricionalmente es similar pero a menor costo, destacó.
Más adelante, Yagüe dijo que los minifundistas de Formosa pueden volcarse a la producción de cerdos por las ventajas señaladas. “Pequeñas unidades de negocio sostienen familias y se necesita poco espacio. Un productor de cerdos que destine para esa explotación dos hectáreas podrá contar con cien hembras reproductoras. Eso le permitirá a una familia vivir muy dignamente de esta producción”, insistió.