AFIRMAN QUE ES TIEMPO PROPICIO PARA DEMOCRATIZAR ESTRUCTURAS SINDICALES

El titular de la Cátedra Abierta de Derechos Humanos de la Universidad Nacional de Formosa (UNaF), el profesor Juan Eduardo Lenscak, afirmó que esta etapa que vive el país es propicia para lograr la “democratización” de sindicatos y de otras estructuras “donde sobreviven resabios del autoritarismo” que imperó en el país durante el autodenominado Proceso de Reorganización Nacional. En tal sentido, expresó que los dichos del titular del gremio gastronómico, Luis Barrionuevo, respecto a que con los Gobiernos militares de la última dictadura “se podía negociar”, si bien son repudiables y debe actuar la Justicia, también abren la posibilidad para avanzar en la reflexión sobre determinadas prácticas sindicales. En declaraciones a la Radio UNaF FM 102.7, Lenscak aseveró que están saliendo a la luz “las acciones de una dirigencia sindical que tanto mal le hizo al gremialismo argentino desde hace décadas atrás”. “Si algo positivo puede rescatarse de esto es que permite motorizar un proceso de democratización interna dentro de las propias estructuras de los trabajadores”, afirmó. Dijo, además, que esto “constituye un desafío pendiente de la democracia” y recordó que este tema “se venía planteando hace más de 50 años atrás cuando se hablaba de burocracia sindical”. “En la actualidad se nota que esa dirigencia se ha consustanciado con las peores patronales que tiene el país que pertenecen a las corporaciones multinacionales y juegan a favor de un modelo de exclusión que es el mismo que impulsó la última dictadura y el neoliberalismo en la Argentina”, denunció. Agregó el profesor Lenscak que los últimos dichos de Barrionuevo “permiten que la clase trabajadora vea quiénes son sus dirigentes”, por lo cual consideró necesario “avanzar en la democratización no solamente de los sindicatos, sino también del Poder Judicial y de toda otra estructura de poder donde persisten estas mentalidades autoritarias”. Paritarias Recordó que las paritarias fueron instauradas por el entonces presidente Juan Domingo Perón para que los sectores obreros y patronales lleguen a acuerdos sin necesidad de una lucha de clases como planteaban sectores de izquierda. “Luego, con el golpe militar de 1974, el Proceso de Reorganización Nacional entroniza el más claro liberalismo donde los trabajadores no tenían ninguna injerencia y los empresarios imponían sus intereses a sangre y fuego –dijo-. En ese contexto, donde no había acción gremial ni política, designan a Barrionuevo como titular del gremio de los gastronómicos”. Afirmó Lenscak que Barrionuevo debe ser investigado por la Justicia no solamente en cuanto a su crecimiento patrimonial, al igual que otros dirigentes sindicales, sino también en cuanto a su responsabilidad en la desaparición de cientos de sindicalistas que luchaban por reivindicaciones obreras. “Ante tantos años pasados desde la recuperación de la democracia esto todavía no se puede hacer por el blindaje impuesto desde determinados sectores del Poder Judicial. Por eso, tampoco podemos llevar a juicio a los empresarios que más se beneficiaron con el golpe de Estado junto a los gremialistas cómplices”, concluyó.