ADECUACIÓN DE ESCALA DE CALIFICACIONES DEJA “EN IGUALDAD” A LA UNAF CON OTRAS UNIVERSIDADES

La consiliaria docente de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Formosa (UNaF), Alicia Calabroni, destacó que la reformulación de la tabla de calificaciones para todos los regímenes de promoción de los alumnos “tiene el objetivo de equiparar la escala vigente de nuestra casa de altos estudios con las de otras Universidades del Norte Grande y del resto del país”.

La profesora Calabroni es la autora del proyecto “Modificación del Apartado Calificaciones Artículo 35 del Régimen Pedagógico Vigente” que fue propuesto ante el Honorable Consejo Superior (HCS) y debatido en las Comisiones de Disciplina y Reglamento y de Asuntos Académicos, donde recibió despachos favorables. Luego, al ponerlos a consideración durante la sesión ordinaria del Cuerpo llevada a cabo el 21 de noviembre del 2012, el Plenario los votó, resultando aprobada la propuesta.

En consecuencia, el Consejo Superior dictó la Resolución N° 0078/12, a través de la que se aprueba y pone en vigencia para el actual ciclo lectivo 2013 la nueva escala de calificaciones.

“El objetivo por el cual se propuso un cambio fue adecuar o equiparar la escala vigente en la UNaF con las de otras Universidades de la Región del Norte Grande y del resto del país”, indicó Calabroni en declaraciones a la Radio “Universidad Nacional de Formosa” FM 102.7.

Abundó diciendo que “actualmente contamos con una escala numérica, de cero a diez, y su equivalente conceptual que inicia con reprobado y termina con sobresaliente, siendo el aprobado cuatro el piso para aprobar una asignatura. La nueva escala propone un piso de aprobado seis”.

“Estamos hablando de una diferencia de dos puntos”, subrayó la docente a la emisora universitaria. Y lo ejemplificó: “Si para la UNaF seguía valiendo el aprobado cuatro y para las demás casas de altos estudios el aprobado seis, el promedio de nuestros alumnos siempre iba a estar en desventaja”.

Señaló que estas inequidades se denotan, por ejemplo, “cuando nuestros alumnos aspiran a obtener una Beca de Estímulo a las Vocaciones Científicas que ofrece el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), para las que se exige un promedio académico de seis como mínimo, o en el caso de los que están próximos a graduarse y aspiran a una beca doctoral, para las que se exige un promedio académico de ocho como mínimo”.

En ese sentido, significó que “el cambio se dio para facilitar que nuestros estudiantes estén en un pie de igualdad (con las demás Universidades) a la hora de hacer valer los promedios generales o académicos de las carreras”.

Las mismas exigencias

La profesora Calabroni, quien fue vicedecana de la Facultad de Humanidades, afirmó que “las exigencias que el docente tiene para calificar con aprobado cuatro serán las mismas que para calificar con seis”.

“Básicamente, los requisitos fundamentales para que el alumno apruebe  una asignatura son: que conozca los contenidos mínimos, el vocabulario técnico y la bibliografía básica. Entonces, en vez de colocar un cuatro se pondrá un aprobado seis”, detalló.

Insistió en esta cuestión, a los fines de que no haya tergiversaciones de sus palabras. “El alumno tiene que conocer básicamente los contenidos de la materia y su bibliografía –remarcó-. Si eso exijo en este momento para ponerle un cuatro, pues ahora va a ser igual para colocarle un seis”.

Consultada sobre cómo fue recibido por sus pares docentes el proyecto de su autoría, comentó que “muy bien”. “Pensé que iba a demorar más tiempo su aprobación, pero fue muy bien recibido en las diferentes Comisiones del Consejo Superior”, sostuvo.

“Es que era una necesidad –resaltó–. Desde hace bastante tiempo que venimos bregando por la modificación del Régimen Pedagógico, que este año va a cumplir 20 años, ya que fue aprobado en el ‘93. Y así como la escala de calificaciones merecía un replanteo y una actualización, también hay otros aspectos que merecen ser modificados”.

A su vez, contó que “también he tenido oportunidad de hablar con alumnos, integrantes del Centro de Estudiantes de la Facultad de Humanidades, y me hicieron algunas preguntas acerca de cuál fue el motivo por el que se solicitó el cambio en la escala, y una vez que les expliqué se quedaron conformes. Quejas no he recibido, al contrario”.

Para finalizar, Calabroni indicó que de ahora en más será la Secretaría General Académica o los Consejos Directivos de las Facultades los que establecerán la normativa de aplicación del instrumento legal que emitió el Consejo Superior.