10 años de la FM 102.7 Radio UNaF: palabras de un ex director de la emisora

Un día como hoy, pero de 2006, tuve el enorme privilegio profesional de poner en marcha a la FM 102.7 Radio Universidad Nacional de Formosa, en mi carácter de director fundador.

Realmente la aparición de esta novel emisora universitaria en el dial constituyó todo un hito para la radiofonía formoseña por un estilo que mixturaba de manera agradable- para el oyente- dos estilos aparentemente incompatibles como son los de la FM y AM. Haciendo honor a su slogan “La Sintonía del Conocimiento”, dentro de su variada y atractiva programación, aparecían los magazines “Mañana de Campus” y “Tarde de Campus”, el segmento de efemérides “Diales” y programas de todo tipo: “Esquina de tango” (tango), “Puro cuento” (literatura), “Mochileros” (Turismo), “Hoy es un buen día” (prevención de adicciones), “Hisopo radio” (cultura rock), “La hora de los mandados”, a los que se sumaban otros sobre deportes, derechos humanos, cultura aborigen, educación, finanzas y economía, historia de Formosa y de la aviación, Pastoral Universitaria, folklore, jazz, rock y música retro, También tenían sus espacios: los Centros de Estudiantes de las cuatro Unidades Académicas, el gremio no docente ATUNF y los dos sindicatos docentes ADUFOR y CEDUF. Precisamente, por esta amplia gama de contenidos, inmediatamente Radio UNaF se posicionó rápidamente dentro del espectro radiofónico local, marcando “la diferencia” en relación a otras emisoras.

Un recuerdo imborrable: fuimos la única radio que transmitió desde estudios el Mundial de Alemania 2006 , en simultaneo con una pantalla gigante ubicada en el Intermódulo.

En el marco de una campaña de pertenencia institucional llamada “Ponete la camiseta de Argentina, ponete la camiseta de la UNaF”, se desarrolló esta tarea de un gran nivel profesional, que transportó a la audiencia hacia cada uno de los escenarios deportivos en los que jugó la Selección Nacional.
Los relatos estaban a cargo de una joven promesa del periodismo deportivo (estudiante de la Carrera de Letras) David Yegros, los mesurados y acertados comentarios pertenecían a Ruben Mendieta, mientras que Walter Ayala le ponía voz a las tandas institucionales (a falta de auspiciantes), sin olvidar los graciosos bocadillos de “Carlitos Tévez”, personificado por el talentoso humorista Isaac Rojas.

Todos estos logros no hubieran sido posible sin el valioso y talentoso aporte de un gran equipo de profesionales: Jorge Alberto Benitez (Director de Contenidos), Sergio Guzman (Director Periodístico), los locutores: Carlos Miy, Zulma Silva, Carlos Caceres, Carlos Ceballos, Samuel Villalba, Ruben Mendieta, Adriana Escobeiro, Walter Ayala, Jose Galarza, Andrea Sian, Gabriel Sánchez, el columnista de curiosidades, Raúl Durán, el movilero universitario y deportivo David Yegros , el columnista humorístico: Isaac Rojas, los operadores: Andres Duarte, Miguel Montania, los editores: Sebastian Rojas y Claudio Daniel Machado, Guillermo Paterno, Germán Leiva y Javier Bordón, los conductores: Pinocho Benitez, Martín Rojas (QEPD), Eduardo Fernández Rey, Victor Zarate, Jesús Ruiz Díaz, Negro Franco, César Salto, Gladys Acosta, Jorge Pablo Gonzalez por nombrar algunos de los que pasaron por los micrófonos durante mi gestión al frente de la FM 102.7.

También hago púbica mi gratitud al rector de la UNaF, Martín Romano no sólo por la confianza depositada hacia mi persona, sino también a todo un grupo humano que le puso voz a la Comunidad Universitaria de Formosa para que de ese modo la sociedad supiera lo bueno que acontecía dentro de los Claustros, en el marco de una terrible crisis institucional que había afectado notablemente la imagen de nuestra Casa de Altos Estudios. Pues siempre sostuve (y por suerte así lo entendieron todos) que debajo de cada baldosa del Campus Universitario hay una buena noticia para contar. Y eso era justamente lo que hacíamos: difundir los logros académicos, científicos y de extensión para contrarrestar una cruenta campaña mediática en contra de la Universidad Nacional de Formosa.

Por supuesto, un agradecimiento especial a mi esposa Estela Galarza y mi familia por hacerme el aguante y tolerar mi ausencia del hogar prácticamente durante toda la semana laboral, que muchas veces incluía feriados y fines de semana.

Finalmente, mi mayor gratitud es hacia Dios por haberme dado esta inolvidable oportunidad profesional, que humilde y sabiamente creo haber aprovechado para el bien de mi crecimiento como periodista, pero especialmente como persona.

¡SALUTE RADIO UNaF!