UNR: Gripe A, por qué vacunarse

Desde el Ministerio de Salud de la Nación insisten en tomar los recaudos necesarios para prevenir el virus de la gripe en grupos de riesgo. Un profesional explicó los motivos y afirmó que “si bien es impredecible de qué manera va avanzar en el transcurso de las próximas semanas, hay que recordar que por neumonía o gripe común fallecen más pacientes que por gripe A, todos los años”.

El Ministerio de Salud de la Nación insta a toda la población de riesgo a aplicarse la vacuna contra la gripe A, que está disponible en forma gratuita en los hospitales y centros de salud públicos del país. Entran en este grupo las mujeres embarazadas (en cualquier trimestre de gestación) y las puérperas, el personal de salud, los niños de entre 6 y 24 meses de edad, todos los mayores de 65 años y las personas con factores de riesgo como enfermedades cardíacas, respiratorias, renales crónicas, inmunodepresión, diabetes y obesidad.

Un especialista en el tema, el doctor Roberto Parodi, profesor de Clínica Médica de la Universidad Nacional de Rosario, explicó la transformación que sufre el virus cada año y los efectos que causa.

“Este año se adelantó un poco y hubo casos antes de lo esperado. Quizás porque el frío llegó muy de golpe o hubo menos vacunación en los meses de marzo y abril, período en el que habitualmente se realizaba desde 2009”, analizó.

El doctor Parodi explicó que todos los años con el frío vuelve a circular el virus porque éste va mutando y aconsejó que “cuanto más personas vacunadas haya los cuadros se presentarán más atenuados”. Asimismo, recomendó algunos cuidados básicos como el lavado de manos, que los enfermos no vayan al trabajo, que los niños con estado febril se queden en su casa y no concurran a la escuela o jardín de infantes.

Los síntomas que presenta la gripe son: fiebre mayor a 38º C persistente, dolor de garganta, de cabeza y muscular y malestar generalizado. Suelen aparecer a las 48 horas de efectuado el contagio y la mayoría de los afectados se recupera en una o dos semanas sin necesidad de recibir tratamiento médico. Sin embargo, en niños pequeños, personas de edad y personas aquejadas de otras afecciones médicas crónicas, la infección puede conllevar graves complicaciones.

En cuanto a la cifra de mortalidad, “si bien es impredecible de qué manera va avanzar en el transcurso de las próximas semanas, hay que recordar que por neumonía o gripe común fallecen más pacientes que por gripe A, todos los años”, afirmó el especialista de la Universidad Nacional de Rosario y aclaró que los cuadros más graves se presentan en pacientes con defensas bajas, embarazadas o con infección de VIH.

Un relevamiento de todos los casos en hospitales públicos de la provincia de Santa Fe, realizado en 2009 por el servicio de Clínica del hospital Centenario de Rosario, arrojó que la única diferencia del H1N1 respecto de la gripe común se observó en embarazadas y pacientes con enfermedades de base quienes sufrieron cuadros más severos.

“Hay que llevar un poco tranquilidad. Uno ve en los consultorios gente con cuadros compatibles de gripe A que vienen desesperados, con pánico, pensando que corre riesgo su vida”, cuenta el doctor Parodi y recuerda que durante el pico que se dio hace siete años, no se registró mayor mortandad de esta enfermedad que de la gripe común.

De todos modos aclara que los pacientes con factores de riesgo son quienes más atentos deben estar y constituyen la población de prioridad para vacunarse. Se trata de los mayores de 65 años, menores de dos, diabéticos mal controlados, con problemas cardíacos crónicos, problemas renales crónicos, asmáticos o enfermedades pulmonares crónicas. “Estos son los que pueden tener un cuadro más grave, en el resto en general suele pasar como un cuadro gripal común autolimitado”, sostuvo el profesional.

Para evitar el contagio es importante

Lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón.

Al toser o estornudar, cubrirse la boca y nariz con un pañuelo descartable o con el ángulo interno del codo.

Tirar a la basura los pañuelos descartables inmediatamente después de usarlos.

Ventilar los ambientes y permitir la entrada de sol en casas y otros ambientes cerrados.

Mantener limpios picaportes y objetos de uso común.

No compartir cubiertos ni vasos.

Enseñar a los niños a lavarse frecuentemente las manos en la escuela y el hogar.

Vacunar en forma anual a todas aquellas personas que pertenezcan a grupos de riesgo de presentar complicaciones por influenza de acuerdo al Calendario Nacional de Vacunación.

Según la OMS la gripe por A (H1N1) es una infección respiratoria aguda y muy contagiosa de los cerdos, causada por alguno de los varios virus gripales de tipo A de esa especie. La morbilidad suele ser alta, y la mortalidad baja (1%-4%). El virus se transmite entre los cerdos a través de aerosoles, por contacto directo o indirecto, y a través de cerdos portadores asintomáticos. Durante todo el año se producen brotes en esos animales, pero la incidencia es mayor en otoño e invierno en las zonas templadas. Muchos países vacunan sistemáticamente a sus cabañas de cerdos contra la gripe por A (H1N1). Como las manifestaciones clínicas habituales de la gripe por A (H1N1) en el hombre se asemejan a las de la gripe estacional y de otras infecciones agudas de las vías respiratorias superiores, la mayoría de los casos se han detectado casualmente mediante los sistemas de vigilancia de la gripe estacional. Muchos casos leves o asintomáticos pueden haber pasado desapercibidos; así pues, se desconoce hasta qué punto está extendida la enfermedad en el ser humano.

Fuente: Argentina Investiga