Romano: “Toda Universidad es un proyecto de conjunto”

Lo dijo el rector de la Universidad Nacional de Formosa (UNaF) durante una entrevista exclusiva con este medio. La cita se impone como desafío y reflexión al mismo tiempo, frente a un aniversario más de la casa de estudios celebrado el 21 de octubre. Y destacó que la UNaF seguirá creciendo en el terreno académico–científico más por el compromiso de sus actores que por sus autoridades. “Estamos en una nueva era institucional”, remarcó.

La Universidad Nacional de Formosa vio la luz por primera vez y comenzó a respirar por sus propios pulmones el 21 de octubre de 1988. Lograba, así, independencia académica, y dejaba atrás 17 años de existencia umbilical con la Universidad Nacional del Nordeste.

A partir de entonces, la UNaF comenzó a dar sus primeros pasos y a acomodarse en el terreno. Primero disputando sus ofertas a nivel regional, y luego definiendo su perfil en el escenario nacional. Y hoy, si bien es aún una Universidad joven, tiene la edad suficiente para exhibir logros, repasar sus faltas y proyectar su futuro.

En sus 28 años de vida institucional pasaron cinco Delegados Organizadores designados por el Ejecutivo nacional hasta su normalización, que llegó con el primer rector elegido por la Comunidad Universitaria el 1 de septiembre de 1997. Desde ese hecho, comienza una segunda etapa histórica para la institución, marcado por su fase democrática.

Antonio Heraldo Prieto, primero (1997-2002); Carlos Dalfaro, después (2002-2005); y Martín Romano, por último (2006 hasta la fecha), ocuparon el Rectorado de la casa de estudios elegidos por la comunidad académica representada en la Asamblea, máximo órgano del gobierno universitario.

El ingeniero forestal, docente y actual rector de la UNaF Martín René Romano, es quien más tiempo tiene en el cargo. Y supera tanto a sus predecesores inmediatos, como a los que estuvieron en la primera etapa camino a la normalización.

Esto se debe a que Romano completó el mandato de Carlos Dalfaro luego de la destitución de éste por parte de la Asamblea Universitaria en diciembre de 2005. Y fue elegido por un periodo de cinco años en 2007 y reelecto para un segundo mandato en 2012. Ahora, está cumpliendo la última etapa de su gestión que finalizará el 31 de agosto de 2017, como establece el Estatuto de la UNaF.

En síntesis, es quien más conoce a la Universidad desde la esfera de la conducción. Y fue quien debió pilotear la nave institucional durante la tormenta académica conocida por los medios como el caso de los “Títulos truchos”, y afrontar la crisis financiera y la reprogramación de su deuda durante los años que siguieron. “Hoy podemos decir con tranquilidad que las finanzas de la Universidad están ordenadas. No existe una sola demanda de la AFIP contra la UNaF”, le dice categórico Romano a este medio durante un diálogo exclusivo, a pocas horas de presidir el acto por la celebración del XXVIII aniversario de la institución, en el Teatro de la Ciudad.

 —¿Qué destacaría en estas casi tres décadas de historia institucional?

—Parecen pocos si nos comparamos con otras universidades más antiguas. Pero veintiocho años son suficientes para que una universidad se consolide en el medio y comience a avanzar con pasos agigantados. Como toda organización, la UNaF tenía una cultura. Y creo que eso está cambiando para bien. Observo que tanto los docentes como los trabajadores no docentes están más comprometidos con la Universidad, y veo que este compromiso viene in crescendo. Hablan hoy de responsabilidad social. Esto demuestra hasta donde llega la conciencia de la comunidad universitaria hacia la sociedad. Significa madurez en todos los sentidos, tanto científico y académico, como en el terreno del compromiso social.

—Si contrastamos dos imágenes: la del 21 de octubre de 1988 con la del 21 de octubre de 2016, el crecimiento edilicio, por lo pronto, es el que se impone…

—Desde el punto de vista de la infraestructura a veces no hace falta hablar, es cuestión de ver. Hoy con satisfacción decimos que cada facultad tiene su Módulo, donde cursan más de diez mil alumnos. La Facultad de Economía y Negocios (FAEN) ahora está compartiendo espacios con la Facultad de Ciencias de la Salud, pero el año que viene la FAEN estará inaugurando su propia estructura, el Módulo V. Además, con los decanos estamos avanzando en la discusión para que el Módulo III se convierta en aulas para posgrados. Nos falta mucho todavía para hacer. Pero tenemos varios proyectos edilicios para el Campus Universitario aprobado por el Consejo Superior. Este consiste en una proyección en donde se van a levantar las próximas obras de infraestructura.

—¿En esa carpeta está contemplado el Comedor Universitario?

—Las obras que están faltando es un albergue para estudiantes con una capacidad de 500 alumnos, porque menos no tiene sentido; y un comedor universitario con esa capacidad. (En este último punto), tenemos la palabra del secretario de Políticas Universitarias, Albor Cantard. Cuando nos visitó, les dijo a los estudiantes que presenten un proyecto donde compartiríamos gastos para su construcción. Nosotros tenemos un fondo destinado para ese fin, que en su momento el Consejo Superior lo plasmó a través de una resolución que está vigente. Pero también está pendiente el edificio del Rectorado, donde estén todas las Secretarías para un mejor desenvolvimiento de la estructura. Está previsto además la construcción de un salón de actos y conferencias que se conoce como paraninfo, dentro del Campus Universitario.

—¿Este crecimiento edilicio y su proyecto de expansión se traduce también en un crecimiento en la calidad académica?

—Hoy contamos con más de treinta doctores, lo cual muestra la gran preocupación que hubo por parte de los docentes por superarse. Otro importante número de Especialistas en Docencia Universitaria, lo cual refleja la excelencia académica. Se hicieron reválidas y concursos, que aumentaron el doble de los concursados si lo comparamos con el 2006 cuando me hice cargo de la Universidad. Y estamos recibiendo un intercambio académico muy fuerte de alumnos y profesores de Latinoamérica. Y crece significativamente el vínculo con otras instituciones. Por ejemplo, una organización tan importante como el INTA quedó admirada de la estructura de laboratorios de la UNaF y del nivel de nuestros investigadores.

—¿Cómo cree que se construye el prestigio de una Universidad?

—A partir del esfuerzo de todos. Es un compromiso. A mí me gusta esta palabra, compromiso, porque significa una total identificación con un proyecto de conjunto. Y en la Universidad, la mayoría está enfocada con ese objetivo. Es por eso que hay más doctores, y profesores que están haciendo la Especialización en Docencia Universitaria, además de otros con Maestrías en su campo. Esto muestra el deseo de revalidar sus materias si ya lo tienen concursado, y el deseo de presentarse en concursos de asignaturas para convertirse en profesores ordinarios. Ésta realmente es una nueva era que se está dando en la Universidad.

—No cabe dudas que el aporte que cada sector haga es clave para que la Universidad avance, pero ¿cuál es la responsabilidad que le toca como rector en este proceso?

 —Es circunstancial quién está al frente de la Universidad. Nosotros somos, si usted quiere, sólo administradores. Tenemos que administrar lo mejor posible desde todo punto de vista. Fundamentalmente en los objetivos de la Universidad. Y éstos están plasmados en el Estatuto de la UNaF, que son en el aspecto académico buscar la excelencia; en la investigación que haya cada día más investigadores y que profundicen sus exploraciones para que sirvan y tengan impacto en la sociedad, y promover la extensión de servicios y transferencia tecnológica.

—Aquellos que atacan su gestión le apuntan a las finanzas de la Universidad. ¿Cómo están los números, las cuentas de la UNaF?

 —Hoy podemos decir con tranquilidad que las finanzas de la Universidad Nacional de Formosa están ordenadas. No existe una demanda de la AFIP contra la UNaF. Nosotros hemos pagado todas las deudas como todas las universidades. En el 2010 el Poder Ejecutivo nacional dictó un decreto donde le daba plazo a las universidades con deudas atrasadas para poder cancelarlas, que todavía la estamos pagando. En nuestro caso, la Universidad de Formosa viene con deudas desde el 2001 con la primera gestión del gobierno democrático que se endeudó con el famoso 13 por ciento que afectó a todas las casas de estudios del país. Desde entonces acarreamos esa deuda. Obviamente, con el paso del tiempo, la AFIP actualiza con intereses esos compromisos. No sólo a Formosa, sino a todas las Universidades públicas de Argentina, que también pasaron por lo mismo.  Las instituciones grandes como Córdoba, Buenos Aires, Santa Fe están pagando entre tres y cuatro millones de pesos por mes. La UNNE, más de un millón. Y nosotros estamos en el orden de los 300 mil pesos. Por eso hoy, tranquilamente, puedo decir con mucha satisfacción que la UNaF está ordenada financieramente. Y ahora más que nunca, porque estamos informatizando todo el sistema a través del SIU (Sistema de Información Universitaria). El propósito es trabajar, a partir de esta herramienta, con mayor transparencia en cuanto al manejo de los fondos que llegan a la universidad pública. Entonces, puedo decir con orgullo que nuestra Universidad le desafía a cualquier otra a que se nos ponga a la par y que los evaluadores externos digan quién está más ordenada.

 —El 2 de noviembre es la fecha para que la Cámara Baja discuta el proyecto de Presupuesto 2017. ¿Le preocupa el fondo universitario que finalmente se apruebe para el ejercicio del año próximo?

 —Los rectores fijamos nuestra postura en el último plenario del CIN, celebrado en septiembre. Allí discutimos estos temas, y las conclusiones se las elevamos al secretario de Políticas Universitarias para que las defienda en el Congreso de la Nación. Nosotros exigimos el respeto de los programas y proyectos de las Universidades públicas para que éstos se consoliden e ingresen en el Presupuesto 2017.

Lic. Sergio Guzmán (sergiounlp@hotmail.com) – Radio Universidad Nacional de Formosa