“Para comprender a Formosa”, de nuevo en las librerías.

Se trata de una nueva edición del libro escrito por el ex rector de la UNaF, Antonio Prieto. Es la obra que analiza a la provincia en su contexto nacional y mundial. Además, en la presentación, el autor dijo que la historia no es para los nostálgicos del pasado, sino para indagar las respuestas que exige la sociedad en el presente.

El Instituto Félix Atilio Cabrera (ISFD) fue recientemente el escenario para la presentación oficial de un texto que, publicado por primera vez hace 25 años, la demanda de sus lectores hizo que vuelva a la prensa por tercera vez.

Se trata de “Para comprender a Formosa. Una aproximación a la historia provincial”, la obra del ex rector de la Universidad Nacional de Formosa (UNaF), Antonio Heraldo Prieto, que ya se encuentra disponible en la Librería Gualamba, además de las bibliotecas públicas Ruiz Moreno y de la UNaF.

El volumen venció el olvido y el tiempo transcurrido desde su primera aparición, en 1990. Y la responsable no sólo tiene que ver con una prosa “amable” —al decir de Orlando Van Bredam, presentador del título—, además de ágil y dinámica, que no es poco en un libro de historia; sino, sobre todo, por el método con que fue encarado su contenido.

Desde la mirada de su autor, la historia de Formosa tiene sus inicios en el proyecto político de la Generación del 80. Esa visión la ubica geográfica y estratégicamente. Su territorio actual es el resultado de la afirmación de las fronteras de la Nación, en el marco de la ocupación del Gran Chaco argentino, que se dio en simultáneo con la Conquista del Desierto. Y define su destino socioeconómico la crisis mundial del 29 que obliga a la Argentina a crear industrias que solucionen las demandas internas a través de la sustitución de importaciones.

En ese contexto, la producción textil crece y avanza de modo inédito. “Y la textil qué necesita”, se pregunta Prieto. Y se responde ante el público: “Necesita materia prima. Entonces qué hay qué hacer; cultivarla acá. Y aquí es donde se nota pero muy claramente, gracias a los censos, el salto del cultivo algodonero. Fíjense cómo la crisis que se desata en Nueva York termina teniendo consecuencias en la etapa algodonera, y este será el eje del desarrollo de toda la provincia”.

Antes, el ganador del Premio Emecé 2007 a la mejor novela, Orlando Van Bredam, entrega las primeras señales para entender la obra: “Este libro evita caer en la cronología de las figuras de la historia. Lo que intenta fundamentalmente es una mirada sociológica y también antropológica de la provincia”. Y enseguida explica la naturaleza en que fue inspirada. “No se queda con una visión regionalista o folclórica de la historia. Sino que la lectura nos permite entender a Formosa dentro de un contexto nacional e internacional”.

Prieto, luego de esa primera introducción, se disculpó de Van Bredam que estaba sentado junto a él a la mesa principal, se paró en medio del escenario y enfrentó al auditorio. Como si se tratara de una clase de historia, dio una charla con ese lenguaje que cautiva y atrapa, como ya le conocen sus alumnos; y con la misma mezcla de rigurosidad y amabilidad en las palabras, como ya le conocen sus lectores.

“Quise con este libro tratar de explicarme qué somos como provincia, como sociedad, de dónde venimos, cómo nos desarrollamos y qué heredamos”, lanza el docente con 25 años de trayectoria como profesor universitario.

Y completa la reflexión: “Cuáles eran los orígenes de nuestros problemas estructurales, el origen del atraso, de la pobreza, los orígenes de la marginalidad. Y era la historia la que tenía que darnos una respuesta”. En esa misma línea, dispara: “La historia no es para nostálgicos. No es para los que añoran el pasado. No, la historia está viva, nos da una respuesta desde el presente del historiador”.

De este modo, el libro quedó oficialmente presentado para sus nuevos lectores. Y fue una invitación a la relectura para sus antiguos conocedores. Para los que aún no saben de qué se trata, la carátula que precede al desarrollo de su contenido ofrece una inmejorable puerta de ingreso, donde se imprime una sentencia de José Luis Romero: “La historia no se ocupa del pasado, le pregunta al pasado las cosas que le preocupan al presente”.

Lic. Sergio Guzmán – Radio Universidad Nacional de Formosa
sergioguz.radiounaf@gmail.com