“LA UNIVERSIDAD TIENE QUE REFORZAR SUS ACCIONES PARA CUMPLIR SU MISIÓN SOCIAL”

El doctor José Luis Almuiñas Rivero, coordinador general de la Red de Dirección Estratégica en la Educación Superior (RED-DEES), del Centro de Estudios para el Perfeccionamiento de la Educación Superior de la Universidad de La Habana, Cuba, es uno de los destacados disertantes del II Seminario Internacional de Dirección Estratégica en Instituciones de Educación Superior, que hasta este jueves 12 se realizará en el Galpón “G”.


El evento comenzó este lunes 9 y es organizado por la Universidad Nacional de Formosa (UNaF), desde la Secretaría de Planificación y Gestión Institucional, y la Coordinación General de la RED-DEES, con el financiamiento de la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU) del Ministerio de Educación de la Nación, en el marco del Plan de Fortalecimiento Institucional suscripto, el apoyo del Gobierno provincial y el auspicio del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN). Tiene como objetivo fortalecer la formación de los recursos humanos de la región en la gestión universitaria y está destinado especialmente a docentes e investigadores u otro personal de instituciones de educación superior con carácter público con potencialidades de desempeñar cargos de conducción, planificación, supervisión, coordinación y evaluación. Durante estas jornadas se debatieron temas trascendentales relacionados con la dirección estratégica para la calidad, la evaluación y la acreditación universitaria, las competencias directivas para la dirección estratégica, la planificación y la gestión del cambio en las IES, así como la gestión del conocimiento, el aprendizaje organizacional y los sistemas de información en instituciones universitarias. Rol de la Universidad En declaraciones a la Radio UNaF FM 102.7, Almuiñas Rivero destacó la realización del seminario por primera vez en Argentina, siendo elegida Formosa como sede, ya que “los problemas y retos actuales que tiene la Universidad en gestión universitaria son temas de debate internacional”. “¿Cómo mejoramos la gestión universitaria para que la Universidad sea socialmente más responsable?”, interrogó, señalando en ese sentido que “se trata de un debate que va dirigido a muchos sectores porque a la Universidad hay que verla como una inversión para el desarrollo y no como un gasto”. Entendió que la casa de altos estudios “puede contribuir mucho a tratar de disminuir las desigualdades y diferencias que existen en nuestros países”, afirmando que “la Universidad tiene que reforzar sus acciones para cumplir su misión social. Se debe a la sociedad y tiene que contribuirle y rendirle cuentas. Y, a su vez, la comunidad necesita de la institución universitaria como una condición necesaria para el desarrollo social, la disminución de la pobreza, lograr un mayor nivel de equidad, con igualdad de género y otras aristas”. Consultado sobre cuál es el mayor desafío que tienen las Universidades en Latinoamérica, no dudó en responder: “Más vinculación con la sociedad, con los pobres y marginados, es decir más proyección comunitaria”, mencionando también que se precisa una mayor contribución al desarrollo científico-tecnológico y a la formación de calidad de los profesionales, desde lo humanístico, no con fines utilitaristas. Finalmente, haciendo una comparación entre las Universidades latinoamericanas y las europeas, Almuiñas Rivero reconoció que “hay distancias por razones de niveles de desarrollo, nuestros países son subdesarrollados. Los países ricos tienen una educación superior para elites y lo de nosotros es una educación de masas. Esa es la gran diferencia, pero tenemos que disminuir la brecha con una Universidad con más investigación y socialmente más responsable”.