Acciones de la Facultad de Humanidades para garantizar la continuidad pedagógica

El decano de la Facultad de Humanidades (FH) de la Universidad Nacional de Formosa (UNaF), Lic. José Luis Guillen, detalló cómo es la operatoria de trabajo en esa unidad académica, en el marco de la pandemia del COVID-19, a los fines de garantizar la continuidad pedagógica.

«En la Facultad de Humanidades, como en el resto de la Universidad, las actividades son extremadamente restringidas ya que la prioridad es la salud de nuestra comunidad universitaria y de nuestro pueblo», explicó.

En ese sentido, lo que se busca es evitar la aglomeración de personas, por cuanto «las clases presenciales están suspendidas desde el 19 de marzo», aclarando que «eso no implica que la Universidad no esté activa, porque no estamos de vacaciones, es más, tenemos muchas actividades que antes no realizábamos y que resultan imprescindibles para el funcionamiento del sistema universitario».

«La no asistencia a la Universidad implicó una organización mucho mayor, a la que no estábamos acostumbrados, por parte de nuestros alumnos. Nos demandó un esfuerzo adaptarnos a las nuevas reglas de juego para darle continuidad al calendario académico, en el sentido de seguir impartiendo enseñanza, brindando trabajos prácticos, realizar las correcciones de los mismos y en breve vendrá la etapa de las evaluaciones, de manera que el cuatrimestre pueda cerrarse con la mayor efectividad posible», puntualizó.

Señaló a su vez que «los lineamientos generales de la institución son brindados a través del equipo académico del Rectorado, que en reunión con los decanos y sus equipos van delineando las estrategias y las actividades a realizar».

«Por supuesto que después ello es bajado a las cátedras, desde la capacidad de organización de cada docente y la coordinación de las direcciones de carrera, lo cual hace a la eficiencia y al mejoramiento de todo esto que estamos haciendo, que fundamentalmente son clases virtuales mediadas por mecanismos tales como Zoom, Class Room, Facebook, entre otras, proveyendo a los alumnos de archivos en PDF, Word, videos y material bibliográfico a través de correos electrónicos, WhatsApp, etcétera», pormenorizó el decano Guillen.

En esa línea recalcó que «todo ello, siempre tomando como referencia las limitaciones propias del sistema en la medida que no todos nuestros alumnos tienen conectividad ni computadoras».

«Son tiempos de crisis, el estrés no es solamente para los alumnos, sino también para los profesores. Sabemos de la ansiedad que todo esto despierta en los estudiantes, en la medida que tienen dificultades para comunicarse o en la no comprensión de un texto, una fórmula matemática o algo más, y también sabemos que los profesores están muy angustiados por no poder brindar ese servicio, sobre todo considerando que nuestra Universidad no tenía la tradición de impartir una educación virtual», hizo notar.

Subrayó que «para nosotros todo es un aprendizaje y en ese sentido nuestra Facultad, a través del Observatorio de Niñez, Adolescencia y Juventud, ha elaborado una encuesta para estudiantes, en la que se los interrogaba sobre cuestiones como su lugar de residencia, la disponibilidad de celulares, tablets o computadoras, el manejo de programas, el grado de conectividad y otras cuestiones como los medios a través de los que están desarrollando estos procesos educativos mediados por la tecnología».

Puso en valor ese trabajo, considerándolo «fundamental», por el hecho de poder contar con información precisa. «Es muy importante, tengo datos preliminares de un corte que se hizo la semana pasada, donde ya teníamos 1440 encuestas respondidas. Y el cierre se efectuó este sábado, con lo cual voy a reunirme con la gente del Observatorio para charlar sobre los resultados porque tienen validez científica y ahora habrá que interpretarlos», concluyó.